Foto: Alba Fontalvo

Por: Mayra Maestre
Redactora Judicial

Federico Guerrero Moreno murió camino al Paso La Chinita-La Luz en la tarde del domingo luego de haber sido baleado por un policía en hechos registrados en la calle 17 con carrera 15, a pocos metros de distancia de donde está ubicado el CAI Coolechera.

Federico Guerrero Moreno // Foto: Suministrada

A pesar de no vivir en el sector donde se presentó la tragedia, el mecánico automotriz era conocido y lo sucedido los ha afectado mucho.
La familia del hombre de 46 años, no sale de su indignación y tristeza porque para ellos se fue una persona de bien que solo quiso defender a su familia de una agresión por parte de un policía.
Todo se originó cuando la víctima llegó al CAI a averiguar lo que sucedía con su hijo quien había sido conducido hasta ese lugar al parecer por problemas con los papeles de la moto en la que se movilizaba.
“Había una discusión y cogieron preso al hijo con la moto. Ellos se creen los chachos porque tienen un uniforme de policía, porque sin uniforme no son nada. Mi primo viene a reclamarles lo que estaba pasando. Llegó con la hija que comenzó a discutir con la policía. El policía le pegó una patada a la hija de Federico que tiene 15 años. Cuando vio eso, como padre que es, no le gusta que le peguen a ningún hijo, discute fuertemente con el uniformado y lo alcanza a empujar. Ahí el policía le saca el revólver y hace un disparo al aire, y es cuando ellos se apartan. Cuando Federico intenta correr al escuchar el disparo el policía lo aguanta, lo agarra por el cuello, le da el tiro en la cabeza y lo deja tendido en el piso como si fuera un perro. Los otros policías al ver lo que pasó le dijeron al que disparó que se fuera, ‘arranca de aquí’, le manifestaron varias veces”, señaló una prima del hombre asesinado quien vive cerca del lugar donde pasó todo.
El ama de casa agregó que desde hace mucho tiempo tienen problemas con los uniformados que prestan el servicio en el Centro de Atención Inmediata, CAI, porque consideran que son “alzados y no saben tratar a la gente”.
Agregó que los vecinos quieren que quiten ese CAI del lugar porque “no sirve para nada. Estamos cansados de ver tanta maldad y tanta injusticia”, señaló el familiar.
Por su parte, Javier Ayala, primo del mecánico automotriz asesinado, aseguró que el hoy occiso solo trató de defender a un familiar que estaba siendo agredido por un policía.
“Él cuando ve que el policía estaba intratando a su hija intentó defenderla. Pero mire en que terminó todo. Para nosotros es una verdadera injusticia lo ocurrido. Federico no merecía ese final, era una persona trabajadora, que no se metía con nadie”, expresó Ayala.

“Han causado un
daño irreparable”

Guillermo de Sola, amigo de infancia de Guerrero Moreno, fue otra de las personas que entregó testimonio de lo ocurrido.
“El policía lo mató, esa es la realidad. Cuando le disparó lo hizo a matar. Le dio el balazo en la cabeza. Dejó a una esposa sin su esposo y a unos hijos sin su padre. Pedimos justicia y que pague por lo que hizo”, expresó visiblemente afligido De Sola, ayer en la mañana, sentado en el parque ubicado en todo el frente de donde sucedió todo.

Los hechos

La tarde del domingo pintaba tranquila en el sector de la calle 17 con carrera 15, barrio La Luz.
Hasta poco antes de las cuatro y media de la tarde no se había reportado ninguna anomalía.
En ese momento hasta el CAI Coolechera llegó conducido por la policía un hijo del mecánico automotriz,
Federico Guerrero Moreno, por un problema con papeles de su moto.
El muchacho dio aviso a su familia sobre lo que pasaba y hasta el lugar llegó el hoy occiso junto a su hija de 15 años y su esposa en un carro.
La joven fue la primera en preguntar qué pasaba con su hermano, acompañada por su madre, mientras que el mecánico decidió permanecer dentro del vehículo parqueado en todo el frente del CAI, sobre la calle 17.
Las cosas se salieron de control cuando el hombre vio que su hija estaba siendo golpeada por un uniformado. Se bajó del carro y en cuestión de segundos se desencadenó la tragedia para la familia Guerrero Moreno.
De la víctima, su familia dijo que era un hombre que había trabajado casi toda su vida como mecánico automotriz, dejó cuatro hijos y vivía en el barrio El Ferry, donde también era muy apreciado.

#DIARIOLAIBERTAD

Comenta aquí: