Escribe; Walter E. Pimienta Jiménez.

*Nunca entendí este juego: si pensaba, perdía y si no pensaba ganaba…

En el colegio nos están enseñando a jugar al ajedrez; me parece interesantemente aburrido. Es un juego que tiene comienzo pero creo que no tiene fin (¿?). No tiene escape…En cambio en el laberinto de mi casa viva, jugando conmigo mismo tengo 12 puertas abiertas y un portón para salir corriendo… me late más divertido…pasando de un cuarto a otro y a otro o a la sala o al comedor, asi también al corredor, a la cocina, a la troja y a la calle en suerte de segundos…dos segundos punto treinta tengo hasta ahora en el record de mi propio entretenimiento…

No tiene el ajedrez el trote del fútbol que tanto me gusta ni el cabezazo furtivo al balón saltando 1. 270…y tenga…!Goooooollllllll¡ Tiene en cambio sí, la propiedad de un par de muertos enemigos…
Me dirán que el ajedrez es el juego ciencia, algo así como para sabios e inteligentes pero yo, dando de patadas a un balón de cuero en el patio de mi casa viva, no concibo una hora del día sin actividad…Soy el segundo mejor del mundo yendo y viniendo a pie de la finca de mi abuelo que queda a 8 kilómetros del pueblo, caminando entretenido por un camino de arena sombreado y con frescas corrientes del Arroyo Grande…y, entonces creo que soy feliz y que más exigencia física y mental encuentro al leer y al escribir absurdeces…algo que también me gusta…

Es que me saca de quicio ver a dos compañeros de clase, sentados uno en frente del otro por horas y horas en el imposible humano de hacer un gran esfuerzo mental para mover una ficha que no pesa un gramo y que eso sea, para ellos, una forma de entretenimiento “jugando” por turnos de brazos caidos sin la asistencia abrumadora que hay en una cancha de fútbol.

El Campeonato Mundial del aburrimiento lo juegan los ajedrecistas sin necesidad de estar en forma y lo gana el que inmóvil en su silla, frente al tablero resista más que el otro ensayando para cuando muerto…
Gasto más energías enrollando, tirando y subiendo el yo-yo que la Coca-Cola me regaló por 7 checas del envase, contando que la maquinita del sube y baja dura 6 segundos en hacerlo y quemando yo en el esfuerzo 273 calorías en dos horas jugando con Jaime el de Josefa, campeón del barrio.

Tengo entendido que los jugadores de ajedrez no duermen pensando en la pieza clave que moverán mañana y, en tal caso, se les altera el ritmo cardíaco y…y…mejor no digo…

…En cambio yo, yo, no me altero leyendo y soñando que sueño lo que leo perdido en la soledad y el silencio de alguno de los cuartos de mi casa viva en la disciplina de adivinar, por adelantado, como morirá el bandido de la novela de pistoleros que me prestó un amigo guardándose éste el secreto de decirme quiénes y cuántos van ser muertos…El ajedrecista, en cambio, debe ser una persona de rutina y de los que así se dice: “a peón 4, 3 rey; lo contrarresto con alfil 2, cinco caballo”…o cosas así…y con victorias cada vez menos seguras porque las blancas capturan al “peón f x e 4”.

Tampoco entiendo cómo nombran a dos testigos que se observan la partida sin derecho ni a voz ni a voto y, siendo así, son 4 quienes se rondan el uno al otro reducidos a la ingesta de no pasar ni agua con lo sabrosa que es el agua fresca del porrón que bebo en mi casa viva al llegar sediento de jugar fútbol…

¿Qué yo juegue ajedrez en el colegio?…Lo veo maluco, mejor huego “al trique” con Galo el de Conchita en la frescura sombreada del sardinel de su casa guardando energías para el partido de fútbol de esta tarde contra los de la Calle de las Flores…Además, eso tiene su complique. El profesor Celedón dice a los jugadores no inclinar tanto la cabeza hacia el tablero porque el exceso reduce en un 30% la capacidad pulmonar del jugador, lo que puede darle dolor de cabeza…Mientras que el fútbol es puro pulmón, quiropráctica de “cañaña” y de tiro libre con barrera…El fútbol es oxigeno entrando y saliendo, carga y recarga, recarga y carga del rival, pie fuerte, caída y pisotón…y lo mejor y más bello y emocionante: el grito de… ¡Gooooooooooooollllllllllll¡

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: