Buscando la continuidad en la prestación de los servicios y la recuperación y estabilización de los indicadores de atención y gestión, el Gobierno Nacional autorizó por un año, la prórroga a la intervención forzosa administrativa, que viene desarrollando la Superintendencia Nacional de Salud en la ESE Río Grande de la Magdalena en Magangué, Bolívar.

La medida adoptada bajo la resolución ejecutiva No.136 del 28 de septiembre de 2020, indica que la prórroga se extiende hasta el 2 de octubre de 2021, con el fin que la entidad continué con la línea de mejoramiento trazada en la producción de servicios; el plan de saneamiento contable y financiero, y las acciones pendientes por ejecutar para garantizar la prestación del servicio a sus usuarios, en condiciones de calidad y oportunidad.

Durante la intervención en curso, la ESE Río Grande de la Magdalena, de primer nivel de atención, desarrolló la apertura y habilitación de nuevos servicios como: psicología, nutrición, toma de muestras COVID-19, consulta telefónica, y atenciones domiciliarias.

Con corte a junio de 2020, el centro asistencial generó ingresos promedios mensuales por valor de 898 millones de pesos, y sus costos fijos mensuales promedios (nómina, incluyendo seguridad social; parafiscales; prestaciones sociales; OPS; arrendamientos; mantenimiento; seguros; servicios de vigilancia y aseo, etc.), ascienden a 851 millones de pesos, lo que garantiza la operación.

Si bien el hospital no logra el equilibrio financiero a junio de 2020, indica la resolución, sí ha mejorado los niveles de facturación comparado con el mismo periodo de la vigencia 2019, ascendiendo a 5.353 millones de pesos, con un incremento de 27 millones de pesos.

De otro lado, la institución ha ejecutado más de 2.089 millones de pesos gestionados ante el Fondo de Salvamento y Garantías para el Sector Salud (Fonsaet), y en materia jurídica, recuperó más de 969 millones de pesos en títulos judiciales.

Igualmente, ha logrado identificar y reconocer las deudas por concepto de salarios y prestaciones sociales, honorarios y servicios del personal administrativo y asistencial.

Gracias a la intervención, el hospital viene garantizando la prestación de los servicios de salud a la población, brindando atención con normas de bioseguridad clínica, calidad, accesibilidad, efectividad y oportunidad; disminuyendo así, los riesgos en salud y fortaleciendo la confianza de los usuarios y sus familias, en sus 12 centros de salud a lo largo del municipio.

Según el delegado de Medidas Especiales de la Supersalud, Germán Augusto Guerrero Gómez, “la ESE debe continuar con la implementación de planes de mejora efectivos en aras del cumplimiento al plan de acción diseñado para enrutar su gestión y estabilizar su operación y, por ende, la recuperación económica y financiera”.

Acciones en la lucha contra el coronavirus

Desde su nivel primario de atención, la institución insigne en Magangué habilitó los consultorios y delimitó las rutas de atención para los posibles pacientes de COVID-19, en los 12 centros de salud. De igual manera, implementó medidas de bioseguridad para el manejo asistencial a los pacientes.

Del mismo modo, mantiene la atención de los pacientes con preexistencias, mediante consulta intramural en sus sedes, y extramural a lo largo de la ribera del río Magdalena.

La Superintendencia de Salud ratifica que es vital el compromiso de sus colaboradores para continuar con el proceso de recuperación de la ESE, y que pueda superar así, ciertas dificultades administrativas y financieras que aún presenta.

HL

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: