Las universidades, y la educación en general, están viviendo un proceso de transformación que tendrá como resultado un modelo con un balance entre la virtualidad y la presencialidad. Jorge Humberto Peláez Piedrahita, rector de la Pontificia Universidad Javeriana, aseguró que las cuentas que hacían de estudiantes para este segundo semestre no eran buenas, pero se llevaron una gran sorpresa al ver que este periodo académico el número de estudiantes de pregrado bajó 4,5% y en posgrado subió 3,9%.

¿Qué variación tuvo el número de estudiantes?

Las especulaciones que hacíamos en universidades públicas y privadas, al comienzo de la pandemia eran aterradoras y finalmente los resultados fueron más positivos.

En el segundo semestre del este año, tuvimos una disminución de 9,4% en neojaverianos en pregrado y en posgrado las matrículas bajaron solo 0,1%. En términos generales, consolidando la información de antiguos y nuevos, la población total de pregrado bajó 4,5% y en posgrado subió 3,9%.

¿Cuántos estudiantes tienen actualmente?

En números redondos tenemos 18.000 alumnos de pregrado y 4.000 de posgrado, para un total de 22.000 estudiantes.

¿Cuáles fueron las carreras en las que más se disminuyeron las inscripciones?

Las ingenieras han venido en crisis desde hace años, menos en China e India. Para el segundo semestre de 2020 habíamos logrado una reforma curricular importante, pasando de 10 semestres a ocho en ingeniería, y la creación de nuevas carreras en medicina como mecatrónica y bioingeniería, entonces esto nos ayudó a balancear y a estabilizar.

¿Cómo le fue al periodismo?

En un momento de redes sociales y de un mundo interconectado, esta es una carrera muy exitosa. Van apareciendo con fortaleza el tema de nuevos medios y el periodismo científico ante la imprecisión de los datos sobre los efectos de la pandemia, las vacunas y demás.

¿Cómo se vio la deserción?

No hubo mayores diferencias frente a un año normal, pero sí una tendencia de pasar de matrícula completa a media matrícula. Allí jugó un papel muy grande el tema de financiación, pues en este momento 65% de los estudiantes son estratos 3 y 4.

¿Cuánto representan los alivios otorgados a los estudiantes para la universidad?

Los alivios que hemos otorgado a nuestros estudiantes representan cerca de $33.660 millones hasta el momento. Los apoyos por alimentación han sido por $583 millones; el 5% de descuento en la matrícula por pronto pago significó $4.596 millones; las becas de 50% de matrícula, sobre todo en carreras con menor demanda, $984 millones.

Asimismo, el plan rescate, que les permite pagar 30% del semestre ahora y el restante al final de la carrera, $3.862 millones; los créditos a corto plazo para 2.535 estudiantes, $22.000 millones; y los convenios con entidades, como las Fuerzas Armadas, por el número de estudiantes, casi $1.636 millones.

¿Cómo se ve el futuro de la educación?

La revolución digital llegó para quedarse, pero eso no significa que la presencialidad no siga siendo la columna y el elemento fundamental, principalmente en los pregrados.

La virtualidad nos ofrece grandes posibilidades. Entre marzo y abril se dio un paso a lo digital de emergencia, después de esto se ha dado una sofisticación en el uso de las herramientas digitales. Organizamos modelos de capacitación virtual para el profesorado de la universidad, pues no es solo colgar material en internet.

¿Habrá un retroceso en la educación por la pandemia?

Si hablamos de los niños y niñas, los expertos dicen que habrá un retroceso en los procesos de socialización. Pero en el caso de los estudiantes universitarios, por lo menos lo que veo en la entidad, no puedo hablar de un retroceso. Hubo uno acomodación que nos costó a todos, un ajuste duro para estudiantes y profesores, pero no se habla de un retroceso, sino que esto nos obligó a reinventarnos, aunque el verbo ya esté muy desgastado.

¿Qué necesitan las universidades ahora?

Hay cuatro aspectos importantes para que las universidades salgamos fortalecidas. El primero es la institucionalidad, es importante tener un órgano de gobierno unido y trabajando en pro de la universidad.

El segundo es invertir en infraestructura tecnológica, pero acompañar eso con un plan de desarrollo tecnológico, no es solo comprar equipos.

El tercero es el flujo de caja, se necesitan recursos económicos y nosotros logramos manejar nuestras finanzas para mantener el salario de nuestros profesores y ayudar a los estudiantes.

El cuarto es una visión estratégica de planeación, saber cuáles son los pasos que se deben tomar, en qué momento darlos y para dónde va la entidad.

El perfil

El Padre Jorge Humberto Peláez Piedrahita, S.J. obtuvo las licenciaturas en Filosofía y en Teología, y su maestría en Ciencias Políticas en la Pontificia Universidad Javeriana. Es doctor en Teología Moral de la Universidad Gregoriana, de Roma. Desde 1981, cuando culminó sus estudios doctorales, se vinculó a la Javeriana, donde ha trabajado ininterrumpidamente durante 39 años. Como resultado de su actividad académica y pastoral, ha publicado 8 libros y numerosos artículos.

Fue Decano del Medio Universitario en las Facultades de Teología y Medicina, y Vicerrector Académico en Bogotá y en Cali; ocupaba el cargo de Rector de la Seccional cuando fue nombrado Rector de la Sede Central. Desde el 28 de febrero de 2014 es Rector de la Pontificia Universidad Javeriana. Desde octubre de 2014 hasta octubre de 2016 fue presidente de la Asociación Colombiana de Universidades ASCUN. Actualmente es Representante de las Universidades Privados en el Consejo Nacional de Educación Superior.

Fuente: La República

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: