Las medidas de prevención y autocuidado nos ayudan a evitar el covid-19, de la misma manera también nos permiten reducir otras infecciones respiratorias agudas -IRA como la gripa, resfriado y la influenza. Sin embargo, todos somos susceptibles a presentar síntomas que es importante diferenciar antes de entrar en alerta.

El covid-19 se puede presentar de manera leve, moderada o severa y la evidencia indica que la tos seca, fiebre mayor o igual a 38 grados centígrados con escalofríos y sensación de ahogo son los síntomas más habituales. Unos menos frecuentes, pero también asociados al nuevo coronavirus son malestares de garganta, dolor de cabeza, la pérdida del olfato y el gusto, estos dos últimos síntomas no están presentes en el resfriado común o gripa ni en la influenza.

Mientras que los síntomas más frecuentes para el resfriado común o gripa y la influenza son congestión nasal, ojos llorosos, escalofríos, secreciones por la nariz, estornudos, sensación de cansancio, garganta irritada, dolores corporales, tos y sensación de malestar general, algunas personas pueden tener vómitos y diarrea, aunque esto se hace mucho más común en los niños que en los adultos.

Transmisión (Capacidad)
Las personas pueden propagar el virus, tanto en el caso del covid-19 como en la gripa y la influenza por al menos un día antes de experimentar alguno de los síntomas.

Si una persona tiene covid-19 podría ser contagiosa por un período más prolongado que si tuviera influenza y se ha evidenciado que los niños más grandes y los adultos con influenza son más contagiosos durante los primeros 3-4 días de la enfermedad, pero muchos siguen siendo contagiosos por aproximadamente 7 días; y los bebés y las personas con sistemas inmunitarios debilitados pueden ser contagiosos incluso por más tiempo.

“Tanto el covid-19 como la influenza pueden provocar enfermedades graves. El riesgo de complicaciones en niños sanos es mayor en el caso de la influenza en comparación con el nuevo coronavirus”, indicó Mojica, y no obstante, tanto los bebés, los niños y adultos con afecciones subyacentes, tienen un mayor riesgo de contraer tanto la influenza como el covid-19 y de complicaciones incluso fatales.

El experto recordó que ambas enfermedades pueden provocar complicaciones, entre ellas: neumonía, insuficiencia respiratoria, síndrome de insuficiencia respiratoria aguda (es decir, líquido en los pulmones), sepsis, lesión cardiaca (por ejemplo: ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares), insuficiencia multiorgánica (insuficiencia respiratoria, insuficiencia renal, shock), agravamiento de afecciones crónicas (que involucran a los pulmones, el corazón, el sistema nervioso o la diabetes); inflamación del corazón, cerebro y tejidos musculares, infecciones bacterianas secundarias (es decir, infecciones que ocurren en personas que ya han sido infectadas por la influenza o el covid-19).

“Las medidas contra el covid-19 funcionan para las otras IRA, de ahí la importancia del cuidarnos y el cuidar a los demás, y recordar que el único virus respiratorio prevenible por vacunación es el de la influenza, de allí la importancia de la vacunación cada año. Para el caso del covid-19 mientras esté lista una vacuna, debemos seguir cuidándonos”, concluyó José Alejandro Mojica, como una alternativa para evitar enfermarse a través del autocuidado y el buen uso del tapabocas.

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: