Solo el 1% de los caficultores tendría que comenzar a facturar de manera electrónica.

La estimación la hizo el gerente de Facturación de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN), Mario Márquez, luego de la queja que presentaron los caficultores ante las dificultades que tendría el sector para asumir esta nueva responsabilidad a partir del 1 de noviembre.

El primero en reclamar fue el gerente de la Federación de Cafeteros, Roberto Vélez Vallejo, quien lo calificó como una verdadera pesadilla, pues si ha sido un gran desafío para las pequeñas y medianas empresas (pymes) y habitantes de centros urbanos, será aún más complejo para el campo, ya que no tienen las mejores condiciones de conectividad, problema que se hizo más evidentes por la pandemia.

Sumó otro problema como el hecho de que muchas vías terciarias son intransitables en invierno, lo que se convierte en otro reto para el caficultor a la hora de vender su cosecha.

Menos complicado

Para la DIAN, la situación es menos compleja de lo que se ve, ya que esta obligación es solo para las personas naturales que obtuvieron ingresos brutos en el año anterior, superiores a 3.500 UVT equivalentes a $124 millones 624 mil 500, igual a productores que tengan entre 8 y 10 hectáreas en adelante.

Según el funcionario, la validación que se hizo con la misma Federacafé determinó que ese porcentaje es de apenas el 1%, lo que implica que ya son productores formales y que pagan impuestos. “No estamos hablando de los 500 mil caficultores, sino de un número pequeño que ya tiene una actividad empresarial, un contador, un RUT y son los que han estado toda la vida en el mundo de los negocios. Incluso hay cafeteros muy grandes allí”, estimó.

Recordó que la facturación no es solo de ahora, sino que viene desde el año pasado, por lo que se hizo el proceso con anticipación. “Ya tenemos cerca de 350 mil facturadores electrónicos y dejamos de últimos al campo para que se pudieran preparar mejor”, aseguró.

¿Y el internet?

Márquez reconoció el problema de conexión en el campo, en especial en las líneas que llegan a los hogares y sostuvo que otra cosa es el internet del celular, que tiene una cobertura mayor y por donde puede acceder a la DIAN.

Pese a ello, aseguró que, si persisten esas contingencias, los cafeteros podrán expedir facturas de talonario o de papel por la venta de sus productos, y cuando lleguen a un sitio donde hay internet, emitir dichas facturaciones a la DIAN.

Frente al problema del conocimiento o a la formación para acceder a este tipo de sistemas, explicó que se pueden presentar casos puntuales, pero que aún se está a tiempo de ofrecer nuevas capacitaciones que permitan solucionar estos inconvenientes. “Pero sí está más complicado otorgar más tiempo. No se imagina los ejemplos que ya tenemos de ganaderos facturando, arroceros y floricultores entre otros. Es más el temor”.

El gerente de la DIAN señaló que el próximo año los agricultores tendrán la opción de tomar esa factura que le pagan a 90 días, y hacer transacciones para recibir estos recursos y financiar su capital de trabajo.

En su concepto, este proceso de formalización les permitirá a los agricultores no solo tener acceso al crédito, sino convertirse en un pequeño empresario conectado con el mundo, con más oportunidades para vender su café.

Sí se necesita una prórroga

El gerente de la Federacafé, Roberto Vélez Vallejo, insistió en que sí se necesita una prórroga, pues se necesita mayor formación, por lo que esperan el pronunciamiento de otros gremios del campo. “Aquí no se trata de decir si es el 1% o el 2%. ¿Qué pasa si mañana el café se pone a $2 millones. Ya no será el 1%, sino el 5% o el 10% que tendrían que facturar. Por eso hay que darle una mirada más compleja a este problema y ver si somos capaces de ponerlo a funcionar, pero de una manera que se entienda que la ruralidad no tiene la conectividad para hacer muchas cosas de las que exige el Gobierno”, anotó.

Vélez Vallejo también resaltó que a mucha gente se le olvida que los productores no solo tienen ingresos por venta de café, sino por plátano y otros cultivos, a veces de pancoger, que también se entrarían a gravar.

En cifras

> 360 mil personas que facturen electrónicamente, la meta de la DIAN este año. A la fecha van 307 mil empresarios.

> 600 mil, la meta para el 2021.

Ref.LP

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: