POR STEFANNY PADILLA
REDACTORA JUDICIAL

Conmoción, tristeza y rechazo tras conocerse la muerte de Katiuska Rangel Caña, una mujer de 29 años, que murió horas antes de la celebración del Día de Amor y Amistad, a manos de su compañero sentimental identificado como Aldair Rafael Carreño Carreño, en la calle 34 con carrera 45B, en el centro de Barranquilla.
Katiuska era una joven estilista del municipio de Santa Lucía, que desde hace un mes se vino a trabajar en un local de venta de celulares, y residía en Barranquilla mientras que su agresor en el corregimiento de Algodonal.

Sus familiares en medio del dolor manifestaron que no esperaban esta tragedia y mucho menos de la manera como fue asesinada, aunque no les sorprende porque en varias ocasiones la amenazaba, si en algún momento decía terminar la relación.
Los problemas de la joven pareja comenzaron desde hace ocho días cuando Katiuska le dijo a Aldair que no quería tener más nada con él, pero este al parecer no lo asimiló y decidió matarla con sevicia.

”Ella no quería vivir con él y no asimiló ni aceptó que lo dejara. Cada rato le repetía que si no era feliz con él, no era con nadie más”, destacó un familiar que se encontraba a las afueras de Medicina Legal, esperando el cuerpo.

”Era una persona posesiva y psicópata, la perseguía por todos lados, desde que le manifestó que no quería seguir viviendo con él”, agregaron.

Con rabia e indignación, la madre manifestó que el crimen no quede impune y se haga justicia; relató con voz cortada.

Caso

La lamentable historia se dio a las 8:20 de la mañana del pasado sábado 19, cuando Aldair llegó desde Santa Lucía, Atlántico, donde era natural, hasta un local de Fedecafé en el centro de la ciudad, con el fin de dialogar y mejorar su relación con su mujer.
Sin embargo, todo fue un engaño, en medio de una discusión el agresor forcejeó con ella, la tiró al suelo, la joven trató de zafarse, pero el agresor desenfundó un arma blanca y le propinó siete heridas mortales en el abdomen que acabaron con su vida.
Las voces de auxilio alertaron a la comunidad en el sector sobre el homicidio, y el hombre al notar la presencia policial emprendió la huida, pero en la persecución fue capturado y trasladado a las instalaciones de la URI.
Mientras tanto, la víctima quedó tendida en un charco de sangre en pleno parqueadero del Centro Comercial San Andresito, siendo auxiliada y trasladada al Hospital Barranquilla, pero por la gravedad de las heridas falleció.

Cárcel

Ante un juez de control de garantías fue presentado Aldair Carreño, quien lo cobijó con medida de aseguramiento en la Penitenciaría El Bosque, como el principal agresor de su pareja.

En el desarrollo de la audiencia, el Fiscal 25 de la Unidad de Alertas Tempranas para homicidios, Adolfo Niebles, le formuló el delito de feminicidio en circunstancias de agravación punitiva, cargos que no fueron aceptados por el procesado.

El ente acusador aportó todos los elementos de material probatorio que fueron recopilados una vez que se presentó el crimen, entre ellos informe de policía de vigilancia, captura en flagrancia; acta de incautación arma corto-punzante; inspección técnica a cadáver; epicrisis; testimonio de testigo presencial de los hechos; video donde aparecen grabados los acontecimientos.

Katiuska y Aldair tenían una relación amorosa desde el año 2017. Producto de su amor, nació una hija que hoy cuenta con 2 años de edad, la cual quedó huérfana de madre por culpa de las manos asesinas de su propio padre.

Con este este hecho de sangre, Katiuska es la mujer número 32 asesinada este año en el Atlántico y la número 12 como feminicidio.

JR

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: