Según Triple A, el 45% del agua del Acueducto Costero se pierde en fincas, que ‘chuzan’ tuberías.

En algunos pueblos de la zona norte del departamento del Atlántico las vacas toman agua de mejor calidad que muchos de los habitantes de esta región.

Mientras que las vacas, caballos y burros consumen agua de calidad, la misma que se utiliza para el riego de cultivos de melón, frijol o maíz, cientos de familias siguen como hace 100 años, abasteciéndose del agua lluvia o pozos profundos, bañándose con totuma e hirviendo el preciado líquido para poder preparar sus alimentos.

El agua tratada que es bombeada desde una planta del norte de Barranquilla por la empresa Triple A al denominado Acueducto Costero, que presta el servicio a unas 45.000 personas de los municipios de Juan de Acosta, Tubará, Usiacurí y Piojó y sus corregimientos, se pierde en los potreros y cultivos de familias poderosas que tienen tierras en esta zona.

Como si fuera poco, además de ‘chuzar’ la tubería para sus animales y riego, evaden el pago del servicio.

El Acueducto Costero es una obra en la que la Gobernación del Atlántico ha invertido unos 34 mil millones de pesos en redes y plantas de rebombeo para llevarle agua a los municipios que se encuentra en esta zona, que es atravesada por la Vía al Mar, carretera que va a Cartagena.

En esta parte también se encuentran complejos habitacionales y de veraneo como Agua Marina, donde una casa puede costar 1.500 a 2.000 millones de pesos.

Las vacas toman agua de mejor calidad de que muchas familias en este pueblo

  • El veedor ciudadano Alcides Villanueva, de Juan Acosta, municipio de unas 20 mil personas, asegura que hay barrios a los que no les llega el servicio y otros donde las familias captan el agua de pozos profundos.
  • “Las vacas toman agua de mejor calidad de que muchas familias en este pueblo”, asegura el hombre, al señalar que, en corregimientos como San José de Saco, muchas familias tienen sus tanques y prefieren recoger agua lluvia a esperar que les llegue el agua al lavaplatos o al baño.
  • Se acostumbraron a tener tanques y llenarlos cuando llueve, como lo hacían los abuelos. Eso no les falla. Algunos les toca levantarse a recoger agua a las 3:00 a. m., que es cuando la presión del agua mejora y llega a las casas”, agrega Villanueva.Las últimas denuncias

Para atender el tema del robo del agua, que afecta a estas comunidades y que ha generado protestas, la Triple A en compañía de la Policía Ambiental realizaron la semana pasada tres operativos a lo largo de la línea de conducción que suministra el preciado líquido a poblaciones costeras donde la empresa presta el servicio.

Con un equipo de 100 personas, integrado por policías ambientales, ingenieros y técnicos, se cubrieron las zonas de Bajo La Habana – Puerto Velero, Piojó- Hibacharo, Vaivén – Sombrero Vueltiao, y Sibarco – Usiacurí, encontrando conexiones irregulares utilizadas para llenado de piscinas, el abastecimiento de jagüeyes en actividades de piscicultura, para riegos de cultivos, entre otros usos.

Robo de agua

Estas mangueras son las conectadas al tubería del acueducto para llenar jagüeyes.

El tema del robo de agua en el Acueducto Costero no es nuevo. La empresa Triple A lleva varios años llamando la atención sobre esta situación.

Hace cuatro años puso una denuncia, cuando se detectaron 120 casos de conexiones no autorizadas de agua potable en las tuberías. La mayoría en fincas de familias adineradas.

Robo de agua en el Atlántico

Los operarios de Triple A han encontrado más de 100 conexiones fraudulentas.

En ese momento se estimaba que podrían existir 100 más, a los cuales se les está haciendo seguimiento.

En ese momento, la empresa reportó que las pérdidas en estos municipios por el robo y desperdicio de agua potable estaban por el orden de los 250.000 metros cúbicos, lo que se dijo que equivalía a la prestación del servicio para un municipio de 50.000 habitantes durante mes y medio.Más robo de agua

El gerente de la compañía sostiene que las conexiones fraudulentas que se conectan a las redes del acueducto también se encuentran en algunos barrios de Barranquilla y en municipios donde existen asentamientos que no están debidamente normalizados.

Esto genera costos adicionales a la empresa y deterioro del servicio a los usuarios y vecinos que están en las inmediaciones donde se producen este tipo de fraude

  • “Esto genera costos adicionales a la empresa y deterioro del servicio a los usuarios y vecinos que están en las inmediaciones donde se producen este tipo de fraudes”, dijo Peña.
  • El directivo de la Triple A citó como ejemplo una tubería que atraviesa unos predios en la zona rural de Ponedera, donde se presentan algunos robos de agua. “Estamos cambiando las tuberías pasándolas por los caminos igual están expuestas a que sean perforadas y se generen conexiones ilegales”, manifestó.
  • La empresa cuenta con un área de control de perdidas donde permanentemente realiza brigadas y se encuentran este tipo de conexiones.
  • Fuente:ElTiempo
  • #DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: