Una menor de tan solo dos años de edad murió luego de caer del tercer piso de un edificio en el municipio La Dorada, al oriente de Caldas.

El trágico hecho ocurrió en el puerto caldense cuando la pequeña subió al la baranda del balcón ubicado en un tercer piso de la Ciudadela 16 de Julio y accidentalmente cayó al vacío, recibiendo un fuerte golpe en la cabeza.

A pesar de haber sido trasladada hasta la capital de Caldas para recibir una mejor y especializada atención, la bebé no resistió las heridas y falleció.

Esta tragedia que enluta a una familia caldense,  la lamentó el director regional del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar en Caldas Luis Eduardo Céspedes de los Ríos, quien pidió a los padres y cuidadores, estar mucho más pendientes de los menores en este tiempo que están en casa.

“Muy triste la noticia que recibimos desde el municipio de La Dorada, porque es un angelito de escasos dos años de edad que se ven en esta situación que está ligada al descuido de los adultos, no tiene razón de ser, que una pequeña esté asomada en un balcón sin la visual de sus padres de familia, que no extremaron sus condiciones de seguridad”, dijo el directivo. 

Agregó el director del ICBF en Caldas, que a pesar que durante este tiempo de pandemia han reducido los accidentes caseros con los menores de edad, se hace necesario extremar medidas en los hogares, para evitar que los niños que son tan inquietos y exploradores, resulten lesionados por la irresponsabilidad de los adultos.

Por su parte, el jefe encargado de la seccional de protección y Servicios Especiales de la policía en Caldas el capitán Andrés Felipe Rodríguez Rojas, manifestó que, “la supervisión es el principal aliado de los padres para prevenir los accidentes, y dentro de esta labor está la de verificar escalas, balcones y ventanas, que deben tener alguna medida especial de protección para evitar que los niños se acerquen a estas”.

Puntualizó que este tipo de accidentes no solo dejan con una profunda tristeza y un gran vacío a las familias, sino que muchas veces conllevan a una investigación, pues podría tratarse de un abandono con el menor. 

“Esto está establecido en el artículo 39 de la Ley 1098 de 2006, que es el Código de Infancia y Adolescencia. Esta normativa,  da unas obligaciones a las familias de promover y proteger contra cualquier evento que amenace o vulnere la vida o integridad al menor, ya que de lo contrario, se puede tomar como una clase de abandono o descuido cuando no se hace ese acompañamiento a los niños”, dijo Rodríguez. 

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: