Por más de una década la corrupción politiquera saqueó las Entidades Promotoras de Salud, Eps y en sí, la salud en Cartagena dejando prácticamente vulnerable a los ciudadanos.

Reflejo de toda esta situación, se logra evidenciar con el abandono en el cual se encuentra desde hace años la red pública hospitalaria, la misma que han ido robándose, donde las Eps acabaron por armar sus centros asistenciales privados, reflajando hoy a instituciones como la Casa del Niño y la Maternidad Rafael Calvo al borde de la quiebra.

Mientras las EPS llenan sus arcas con jugosas sumas de dineros, la red pública es abusada hasta el punto de la quiebra dejándolas sometidas, donde sus gerentes pasaron a ser los nuevos ricos de la heroica, pasando de dormir en hamacas a lujosas camas king size en los mejores y exclusivos sitios de la ciudad.

La pandemia deja al descubierto una vez más la precaria situación de la salud en la heroica, donde muchos cartageneros fallecen a espera de una cama o disponibilidad en U.C.I. (Unidad de Cuidados Intensivos).

El portal Corrupción al día conoció de gerentes de EPS en Cartagena que al día do hoy cuentan con dos y tres  U.C.I. en sus residencias dotadas con todos los equipos y que superan los 70 millones de pesos. Esto por si solo se convierte en una afrenta para una ciudad que le ha depositado su confianza a unas entidades que le han dado la espalda a Cartagena.

El panomara desalentador para los hospitales en Cartagena es grave, con deudas de las EPS que superan los $350 Mil millones de pesos, de los cuales el 75 % de los dineros adeudados ya están vencidos, y más del 43% completa más de un año de mora. Esto sin mencionar el pago de nómina que deben padecer sus trabajadores, a quienes adeudan meses y sin embargo comprometidos con el cumplimiento de su deber, hacen frente a turnos y jornadas extenuantes laborales en medio de la pandemia, sorteando todas estas dificultades.

El mal comportamiento de estas instituciones impacta la salud financiera, administrativa y operacional de las entidades hospitalarias y redunda en momentos como el de ahora en la pésima atención que puedan prestar.

Son muchas las vidas que se han perdido a causa de esta corruptela política como las Eps, donde gente inocente fallecen en medio de la pandemia sin ser atendidos, algunos en centros asistenciales de salud fantasmas credos en la cabeza de quienes despilfarraron los presupuestos, otros a manos de las EPS que se dedican a tirar la pelotica para no asumir compromisos y evitar tener responsabilidad alguna con su afiliado, más sin embargo si está atenta al lucro de las millonarias contrataciones.

La postura de la gran mayoría de EPS parece ser la misma y manejan un mismo modus operandi

La ESE Cartagena de Indias tiene una investigación por parte de la Procuraduría, donde según el portal Corrupción al Día existe una larga lista de contrataciones conformadas por familiares, seres queridos, amantes, como también negociaciones que establecen en entidades como las EPS a fin de mantener un “negocio redondo” que les sea rentable y productivo. 

El ‘Yo con yo’

El denominado ‘Yo con yo’ ha sido conocido por décadas y pone de presente que la corrupción permea cualquier entidad y en este caso se evidencia en las Entidades Promotoras de Salud.

La Superintendencia de Salud viene adelantando investigaciones al respecto que permitan poner desenmascarar la manera como las Eps están más pendientes de jugosos y millonarios contratos que de atender verdaderamente a sus afiliados. 

El sonado caso de Mutual Ser

Un escándalo que vienes de varios años atrás se ha conocido con Mutual SER EPS en el municipio de San Jacinto, Bolívar, bajo la gerencia de Galo Viana, quien ostenta uno de los negocios más dinámicos de la salud en Colombia, teniendo en cuenta que Mutual SER EPS cuenta con más de 300 mil afiliados, manejados bajo el régimen subsidiado y contributivo y ha llegado a acaparar toda la cadena de valor del mismo negocio.

Es bueno recordar que para el año 2018, Mutual SER EPS dejó mucho de qué hablar con el conocido giro que presuntamente no se hizo para la ESE Hospital de Marialabaja, por valor de $16 mil millones de pesos, según investigaciones del periodista anticorrupción Lucio Torres. 

No parando allí, se sumó otro escándalo el año siguiente, cuando en el año 2019 en la ciudad de Barranquilla en medio de una visita de la Supersalud, inspeccionó además de los aspectos financieros y administrativos de la EPS, a varios de los aliados estratégicos de la entidad, donde hallaron cuantiosas inversiones que la EPS ha realizado en varias fundaciones y clínicas de carácter privado.

Según fuentes de la Supersalud, en los estados financieros de la Mutual SER EPS, se registran inversiones por valor cercano a los $30 mil millones de pesos.

Mi Red Barranquilla en el ojo de Supersalud

La Supersalud dentro de las inversiones que cuestiona a Mutual Ser están:

  • * Mi Red en Barranquilla, una entidad que tiene como fin la administración de los hospitales públicos de la en la capital del Atlántico, donde Mutual SER EPS tiene una participación del 5 % en la sociedad.
  • * Centro Médico Crecre en Cartagena, controlada en su totalidad por Mutual SER EPS.
  • * Pharmaser, un operador farmacéutico con la cual la superintendencia identificó una intermediación con Audifarma.
  • * Fundación Camino una IPS de primer nivel cuya propiedad está en manos de funcionarios de la Mutual SER EPS.
  • * Una clínica en construcción en Montería, en la cual Mutual Ser ha invertido cerca de $8 mil millones de pesos.

Todas estas inversiones que suman alrededor de $30 mil millones de pesos, deberán ser revertidos por Mutual SER EPS y ser restituidos al sistema de salud, acorde a lo que se deriva de esta acción administrativa de la Superintendencia de Salud .

Esta sorpresiva visita del año pasado, dejó que la Supersalud evidenciara que los recursos pagados por Mutual Ser a Audifarma superan los $47 mil millones de pesos, del Sistema de Seguridad cuya destinación exclusiva es la prestación de los servicios del plan de beneficios en salud, los que gozan de protección constitucional. 

Así las cosas, son miles de millones de pesos que Mutual SER EPS viene manejando, haciendo de la salud de los colombianos un negocio redondo, haciendo uso del dinero del estado para inversiones privadas y que a la fecha se espera una respuesta en la Supersalud.

Cuando en su momento el alcalde le exigió a las EPS el cumplimiento de sus obligaciones y responsabilidades con los afiliados en medio de la pandemia y el número de pruebas que se debían cumplir, salio al paso el gerente de Mutual SER EPS, Galo Viana, quien con un documento respondió al mandatario distrital diciéndole que las EPS no habían recibido documento alguno o acto administrativo que evidenciara tal solicitud.  

Estas situaciones se replican en otros escenarios como Comfamiliar

A la salida sonriente de Ana Patricia López Ríos con la dejación de la dirección de Comfamiliar, se llevó a cuestas una serie de investigaciones de las cuales aún se está a la espera de resultados.

Utilizaba entonces el mismo actuar de sus antecesores con una frondosa burocracia, la contratación era amañada y había un carrusel en los contratos que terminaban en una maraña creada por la dirección administrativa para favorecer a unos cuantos. Jugaban con los recursos de la gente más necesitada de la ciudad. 

A pesar de ser entidades de derecho privado, el uso de los recursos pueden ser vigilados por la Contraloría General de la República, en la media que reciben como parafiscal el 4% de la nómina de las empresas. Con el paso al costado que dio Ana Patricia López en medio de tormenta que sacudía a la entidad bajo su dirección, llegó entonces a la Superintendencia y hoy afronta denuncias ante la Fiscalía. 

Mo quiera que sea la situación del sistema de salud en la ciudad, el fin común de la gran mayoría que llega al máximo cargo pareciera ser el beneficio particular pasando por saqueos sin tener en cuenta para nada la salud de sus afiliados.

La labor de prevención que deben adelantar con el presupuesto previsto para tal fin, no se adelanta y para colmo de males, evaden sus responsabilidades, convirtiéndolos de igual manera en corruptos responsables del dolor y la tragedia que hoy afronta la ciudad.

Otra entidad que no ha sido ajena a este mal, es Coosalud, cuyo gerente,Jaime González, paso de ser un humilde hombre acomodado de un barrio estrato tres de Cartagena a un ostentoso, acaudalado y respetado hombre de negocios a la cabeza de esta EPS.

Una muestra fatal del actual sistema de salud

Se trata de John David Estrada Martínez, un joven de 29 años, que murió a la espera de una ambulancia que lo recogiera y que la Eps, Salud Total, le tendiera la mano como era debido para que evitar que muriera. La entidad terminó entonces con las manos manchadas de la sangre de este muchacho y aún no se conocen los resultados de la investigación.

Es así como se convierte en una de las pruebas fehaciente de la ineficiencia de las EPS, otros protagonistas que se han sumado a la crítica situación en la que se encuentra la salud en la ciudad Heroica, donde su EPS, Salud Total, pese a evidenciar la gravedad del paciente, a quien le habían practicado la prueba para covid- 19 el pasado 21 de abril, ordenó que regresara a su hogar en el barrio San Francisco. Seis días después fallecía tratando de encontrar quién le podía brindar la debida atención.

“Él comenzó mal el pasado 23 de abril y el 24 pedimos ambulancia dese las 9 de la mañana pero solo llegó hasta las 2:20 de la madrugada del día siguiente, aun así la clínica ordenó que se devolviera para la casa”, fue lo que dijo en su momento a los medios de comunicación el padre de la víctima William Ortega. 

Un alcalde comprometido con la comunidad

Pese a todos estos inconvenientes y el poder que ejercen políticos tras algunas EPS, el alcalde de Cartagena, William Dau Chamat, quien hace frente a la corrupción y politiquería, lucha que libra desde el Palacio de La Aduana, en una constante labor que no da tregua que debe recibir un respaldo total; algo que debe ir acompañado con el compromiso ciudadano de no reelegir a quienes hasta el momento se han olvidado de tender la mano a los cartageneros en esta época de pandemia y que por el contrario, se convirtieron en generadores de muertes.

d.a.

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: