Carissa Etienne, directora de la OPS.

Directivos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) evaluaron las situaciones de la pandemia en Latinoamérica, con gran preocupación por las decisiones de algunos gobiernos de la región de flexibilizar o levantar las medidas de confinamiento pese al crecimiento de la curva de contagios.

La directora de la OPS, Carissa Etienne, alertó sobre la presencia de «picos drásticos» en los casos de islas granes como Jamaica, las Bahamas y República Dominicana; además de la particular situación de la frontera entre Colombia y Venezuela, donde los contagios se han multiplicado por 10 en las últimas dos semanas.

Otro motivo para preocuparse es la tasa de mortalidad en áreas de México, Bolivia, Costa Rica y Ecuador, debido a que se evidencia un incremento en las últimas semanas, que coincide con la relajación de la cuarentena.

Aunque la directora no se opone a una reincorporación a las actividades económicas y sociales en estos países, precisa que el momento es crítico ya que la covid-19 necesita controlarse.

«Nuestra región ha comenzado a reanudar la vida social y pública casi normal en un momento en que el Covid-19 todavía requiere importantes intervenciones de control. Debemos tener claro que abrir demasiado pronto le da a este virus más espacio para propagarse y pone a nuestras poblaciones en mayor riesgo», declaró en una conferencia virtual desde Washington según reportó Reuters.

América es el continente más perjudicado por el virus, ya que la región cuenta con tres de los cuatro países con más fallecidos en el mundo: Estados Unidos, Brasil y México. Específicamente en el caso de Latinoamérica, las cifras empeoran en las últimas semanas.

En este sentido, Etienne instó a los gobiernos de la región a monitorear con precaución los viajes internacionales, ya que una reapertura podría generar retrocesos a los avances que se han logrado para contener la propagación del virus.

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: