La cámara de seguridad de un vecino registró el hurto en la casa de Johan Cantillo Ortiz.

“Después de la 1 de la mañana no hay presencia de las autoridades en El Concorde, estamos solos”, de esta manera Johan Cantillo Ortiz denunció el infortunio del que fue víctima el 15 de septiembre en horas de la madrugada en su hogar, ubicado en la carrera 27#25c-112, en el municipio de Malambo.

Cantillo Ortiz contó que “un hombre de pantaloneta blanca y suéter negro violentó la ventana de mi casa para acceder al interior, desafortunadamente logró entrar hasta la sala y así cometer el hecho robándose prendas, tarjetas de crédito, electrodomésticos, el bolso de mi esposa, entre otras cosas. No sentí nada, porque me encontraba durmiendo con mi esposa en la habitación. Pude darme cuenta de como habían transcurrido los hechos a través de la cámara de seguridad de mi vecino, la cual captó todo. Fue la única porque todo estaba solo”, dijo.
Frente al acto delincuencial, el afectado señaló que estas situaciones ocurren porque la Policía no garantiza una vigilancia permanente, los uniformados solo pasan por las calles pero no se percatan de algunos jóvenes que obstruyen el orden público y también atentan contra la comunidad. El Concorde se ha convertido en una sector inseguro, donde en los últimos meses ha sido azotado por una serie de robos y otros crímenes. “Luego del robo en mi casa, tuve conocimiento que hurtaron a 5 cuadras; en la semana siguiente la amiga de mi esposa fue víctima de un infortunio por delincuentes”, detalló el residente.

“No he querido presentar alguna queja o denuncia, porque siento que no recibiera ningún respaldo, más bien mi caso lo di a conocer por redes para que la ciudadanía conozca el peligro que se está viviendo”.

Bajo la amenaza y angustia de no estar protegidos ni en las propias viviendas, Johan llamó la atención de la Administración de Malambo y la Policía para que brinden un acompañamiento y sea visible la protección, realizando requisas constantemente y centren sus miradas de manera permanente en el barrio El Concorde, así como en otros sectores, “se requiere mayor acción para combatir la ola de atracos y delincuencia”, sostuvo el poblador.

En cuanto a la comunidad, deben estar alertas manteniendo sus puertas bien cerradas, percatarse de las cerraduras para que ningún antisocial trate de forzar las residencias; y así puedan dormir tranquilos. Ortiz además resaltó que el hecho de que la mayoría de estas calamidades no se hagan públicas en diversos barrios del municipio, no quiere decir que haya tranquilidad; más bien hay muchas personas que les da miedo hablar y por ello se desconocen los antecedentes de lo que ocurre en las localidades.

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: