Luis Fernández, presidente Junta Directiva, Andeg.

Una serie de preocupaciones sobre diferentes medidas que ya están afectando el sector eléctrico del país, fueron expresadas por la Asociación Nacional de Empresas Generadoras, Andeg, en el marco del Séptimo Foro Energético, realizado de manera virtual y organizado por este gremio.

La de mayor impacto negativo, inmediato, es el exagerado incremento de la contribución que tienen que pagarles las compañías vigiladas a la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, que en algunos casos llega al 1.200 por ciento.
La raíz de este despropósito es que el Gobierno Nacional aumentó el presupuesto de gastos de la Superservicios, de $130.000 millones el año pasado, a $750.000 en 2020, en especial por cuenta de la contribución adicional para el fortalecimiento del Fondo Empresarial. Toda esa plata, por ley, le corresponde aportarla a las empresas de servicios públicos. En el caso de las del sector eléctrico, les toca asumir entre un 40 y 50% de ese monto, es decir, unos $350 mil millones.

Se trata de un duro golpe a las finanzas de estas compañías, algunas de las cuales tienen que pagar hasta 12 veces más de lo que venían aportando. Por ejemplo, una termoeléctrica que aportaba a la señala entidad $1.000 millones, ahora le corresponde entregarle $12.000 millones, lo que es considerado como una exageración que raya en la locura.

Durante su exposición en el citado foro, denominado “Retos y Oportunidades en la Transformación Energética”, el presidente de la junta directiva de Andeg, Luis Fernández Zaher, planteó que se trata de un aumento desproporcionado e inoportuno, y subrayó que para las térmicas se presenta el agravante que no pueden trasladar esta contribución a sus costos, afectando sus resultados financieros.

“Sin lugar a dudas, este incremento sustancial se traduce en un aumento entre cuatro y doce veces el valor de la contribución actual pagado por las empresas. Con el agravante, que a diferencia de otros agentes del sector, las plantas térmicas no tenemos cómo trasladar esta contribución a nuestros costos y por ende representa una afectación directa a resultados, y una afectación de la caja”, remarcó Fernández.

Impacto en las tarifas

Subrayó el también presidente de Tebsa, que adicionalmente, se afectará la competitividad de las tarifas en el resto de la cadena de prestación del servicio, “que en el caso del servicio de electricidad, sería del orden estimado entre 2 y 4 $/kWh aproximadamente, en momentos en que el flujo de caja de las empresas y la economía de los usuarios, se encuentra profundamente afectado por la coyuntura”.

Por ello le solicitó apoyo al ministro de Minas y Energía, Diego Mesa Puyo, para que el Gobierno Nacional actúe con el fin de mitigar el impacto de esta contribución a la competitividad de las tarifas de electricidad que pagan los usuarios.

De otro lado, tras señalar la importancia de las térmicas en la confiabilidad del sector eléctrico, con grandes inversiones y beneficios para las regiones en donde opera, Luis Fernández manifestó su preocupación por los recientes desarrollos regulatorios y de vigilancia, que a su juicio tienen impactos en el clima de seguridad necesario que estimule la continuidad y el apetito para seguir atrayendo nuevas inversiones al sector.

“La confiabilidad del país y de algunas regiones importantes como el Caribe Colombiano, llamada a jalonar la recuperación económica, no puede ser puesta en riesgo por los intereses de algunos pocos y poderosos actores que atentan contra la sostenibilidad de la generación térmica. Mientras que estos pocos actores por lo general, cuentan con sistemas alternos de abastecimiento eléctrico ante situaciones de crisis, el ciudadano de a pie no cuenta con este privilegio, y depende de la confiabilidad que el sector como un todo le pueda brindar”, enfatizó.

JR

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: