Luego de varios meses de trabajos de inteligencia e investigación criminal, con el apoyo de autoridades británicas y de la Fiscalía General de la Nación, la Policía Nacional de todos los colombianos materializó la captura de Alber Antonio Henao Acevedo, señalado como el principal cabecilla del Grupo Delincuencial Organizado (GDO) ‘Pachelly’, que delinque en el norte del área metropolitana del Valle de Aburrá y que ha extendido sus acciones criminales hacia el nororiente del departamento de Antioquia.

En el marco de la operación ‘San Rafael’ se logró establecer que este sujeto, conocido solo como ‘Alber’, presuntamente lideraba actividades de narcotráfico, extorsiones, homicidios selectivos y minería ilegal en las subregiones del Nordeste y Bajo Cauca antioqueño, y que, además, mantenía estrechos vínculos con el ‘Clan del Golfo’ para articular actividades financieras y criminales.
‘Alber’ sería, igualmente, el coordinador y responsable de las confrontaciones con el Grupo Delincuencial Organizado ‘El Mesa’ por el control de las rentas criminales y el monopolio del narcotráfico en Bello y la capital antioqueña.

El señalado cabecilla figuraba en el cartel de los más buscados del área metropolitana del Valle de Aburrá y se constituía en un objetivo de alto valor para las autoridades locales y regionales.

En el propósito de evitar su captura, ‘Alber’ mantenía estrictos controles en su seguridad y era extremadamente selectivo con las personas que llegaban a integrar su círculo de confianza. Por ejemplo, cada semana cambiaba de número de celular y rotaba su permanencia en al menos 10 inmuebles ubicados en varias zonas de Medellín y su área metropolitana. Además, durante la operación, los uniformados le incautaron cédulas con distintos nombres, diferentes tipos de anteojos y pelucas, entre otros elementos.

Todo indica que por el temor a contagiarse con COVID-19 optó por reducir el número de personas con las que tenía contacto y decidió esconderse en el apartamento en el que finalmente fue capturado.

Henao Acevedo o ‘Alber’ tenía una trayectoria criminal de más de 25 años. Junto a ‘Otoniel’, máximo cabecilla del ‘Clan del Golfo’, se desmovilizó en 2005 cuando hacía parte del ‘Bloque Centauros’ de las extintas Autodefensas Unidas de Colombia. Igualmente, fue capturado en varias ocasiones por distintos delitos e, incluso, estuvo privado de la libertad durante 6 años, condenado por el delito de concierto para delinquir agravado, pero recuperó su libertad en febrero de 2018.

En la actualidad existía una orden de captura en su contra por concierto para delinquir agravado. Además, su nombre figuraba en circular azul de INTERPOL por el mismo delito.

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: