Daniela Saray Sarmiento, la joven estudiante universitaria que desde un árbol recibe sus clases virtuales en zona rural de Córdoba.

Las ganas de estudiar de Daniela Saray Sarmiento Pérez de 18 años de edad, es más fuerte que cualquier talanquera que le intente ponerle la vida para que claudique en su intención de lograr de ser una profesional.

La historia de Daniela, estudiante de Licenciatura en Ciencias naturales y Educación Ambiental de la Universidad de Córdoba, tal vez sea similar a la de muchos jóvenes que en su afán por salir adelante hacen ingentes sacrificios para lograr formarse, la diferencia es que esta joven, lo hace poniendo en riesgo su vida.

Desde que inició la pandemia en todo el planeta, esta vivaz joven estudiante entendió que por su origen humilde, pues su casa paterna está ubicada en la vereda Tierra Dentro, municipio de Puerto Escondido, Córdoba, no podría continuar en Montería porque sus progenitores no tendrían la forma de costear los gastos que generan su presencia en la capital de Córdoba, máxime cuando la crisis económica también empezó a deprimir la situación en la vereda.

Pese a los nubarrones oscuros que se veían venir, porque se pensó en parar el semestre, su padre le propuso intentar buscar una colina donde pudiera conectarse a internet.

”Intenté de muchas formas pero no me funcionaba, probé montándome en algunos árboles y nada, pero no, eso no me desanimó y seguí intentándolo hasta que logré conseguir el apropiado en el patio de mi casa’, explicó la audaz estudiante universitaria.

Su padre le construyó una especie de cambuche y desde allí, a más de 8 metros de altura, se conecta desde su celular y toma todos los apuntes posibles que luego pasa a un computador pero para ello debe trasladarse a Puerto Escondido que queda a unos 13 kilómetros de su vereda.

‘Se me dificulta bastante mis clases virtuales, porque muchas veces me toca quedarme allá arriba pasadas las 10:00 de la noche para al día siguiente ir a un internet en Puerto Escondido para transcribirlo en computador’, explica Sarmiento Pérez.

Ella hizo un llamado a aquellas personas que de pronto le quisieran ayudar con un portatil sencillo, porque desde su celular le resulta más dificultoso tomar sus clases.

Pese a que las cosas para Daniel Saray no resultan tan fácil sí expresa su felicidad por tener la oportunidad de continuar con su carrera, la que planea terminar contra viento y marea, porque según asegura, es poco lo que le falta, porque ya cursa el séptimo semestre.

Y sin duda, es una chica que merece no solo aplausos por su gran esfuerzo sino la ayuda que requiere para que pueda culminar con éxito su pregrado.

HL

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: