La noche del 25 de julio de 2020, el Sistema de Defensa Aérea Nacional de la Fuerza Aérea Colombiana, FAC, detectó una aeronave realizando un vuelo ilícito sobre el mar Caribe, con dirección a Centroamérica.

Inmediatamente, aviones de la FAC salieron a su encuentro para interceptarla, identificarla y negar su ingreso al espacio aéreo colombiano, por lo cual se vio obligada a desviar su trayecto. La información de la aeronave obtenida por Colombia y compartida a la Fuerza Aérea de Guatemala FAG, permitió adelantar las operaciones combinadas para dar captura de la aeronave, que aterrizó finalmente en el norte de Guatemala, logrando así la incautación de más de dos toneladas de cocaína.

El vuelo de la aeronave neutralizada, que había iniciado su itinerario desde México hacia Venezuela y de allí hacia Centroamérica, fue declarado por la Fuerza Aérea Colombiana como sospechoso, motivo por el cual se alertó a la Fuerza Aérea Guatemalteca, consiguiendo la interdicción del Jet Gulfstream III, con matrícula N450BD, en la aldea Santa Ana Vieja, departamento de Peten en Guatemala.

Como resultado de la operación combinada, se incautaron 2.107 kilos de clorhidrato de cocaína, avaluados en aproximadamente 27 millones de dólares. La aeronave fue inutilizada junto a dos vehículos más que participaban en esa actividad ilícita.

Su Fuerza Aérea Colombiana reitera el firme compromiso de salvaguardar la soberanía de la Nación, en su incesante lucha contra actividades criminales que afecten la seguridad, como el tráfico de drogas.

HL

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: