Bob Behnken y Doug Hurley hicieron historia en su viaje a la Estación Espacial Internacional. Y ahora están listos para regresar a casa.

La misión ha sido un triunfo hasta el momento para el programa espacial comercial de la NASA. Los astronautas Bob Behnken y Doug Hurley experimentaron un lanzamiento y un viaje sin contratiempos a la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) a finales de mayo. Y ahora están listos para regresar a casa.

El regreso a la Tierra va a tomar cierto tiempo, y a NASA transmitirá todo en vivo desde NASA T.V.. A pesar de que los detalles de fecha y hora pueden cambiar, la NASA ha fijado esta agenda de cobertura:

Sábado 1 de agosto:

  • Ceremonia de despedida en ISS, 6:10 a.m. hora del Pacífico (PST).
  • Cobertura del proceso de desacoplado empieza a las  2:15 p.m. PST antes de la hora planeada de salida de 4:34 p.m. PST.

Domingo 2 de agosto:

  • Se espera que la cápsula llegue al Océano Atlántico a las 11:42 a.m. PST.
  • Conferencia de prensa después de la llegada de la cápsula a las 2 p.m. PST.

El reingreso a la Tierra es un proceso dramático. “La Crew Dragon estará viajando a la velocidad orbital antes del reingreso, desplazándose a 17,500 millas por hora [28,164 kilómetros por hora]. La temperatura máxima que experimentará durante el reingreso es de aproximadamente 3,500 grados Fahrenheit [1,927 grados Celsius]”, dijo.

Un navío de SpaceX se encargará de recuperar la nave y los paracaídas del océano. La Crew Dragon (que los astronautas han nombrado Endeavour) se elevará a la plataforma del navío y los astronautas Behnken y Hurley serán examinados por un equipo médico.

“Este es el último vuelo de prueba de SpaceX y proveerá datos sobre el desempeño del cohete Falcon 9, la nave Crew Dragon y los sistemas en la Tierra, además de las operaciones en la órbita, de atraque, de llegada al océano y de recuperación”, dijo la NASA. 

Si la Crew Dragon pasa estas pruebas finales, SpaceX podrá proveer vuelos regulares y operativos a la ISS a partir de finales de año. Y esto pondría fin a la dependencia de la NASA en las naves rusas desde el final de la era de los transbordadores espaciales.

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: