Casi la mitad de la población de una prisión en Arizona, es decir 500 reclusos contrajo el coronavirus, mientras que las muertes en otro reclusorio en California aumentaron esta semana a 22.

La autoridad penitenciaria de Arizona informó que “517 internos de la unidad ASPC-Tucson Whetstone dieron positivos en la prueba de COVID-19”, según un comunicado.

“Los reclusos que dieron positivo están actualmente alojados en áreas separadas y reciben la atención médica apropiada”, añadió el texto. “No se les permitirá volver con la población general hasta que hayan recibido la aprobación de los médicos”.

El Departamento de Correcciones, Rehabilitación y Reingreso de Arizona dijo que 564 de sus empleados habían dado positivo por el virus antes de que los oficiales descubrieran los casos en la unidad de Whetstone. La agencia informó que otros 890 reclusos habían dado positivo y 21 habían muerto en todo el estado.

Arizona suma más de 180.000 casos, de los cuales 1.429 están en sus centros penales.

La cifra de reos fallecidos por coronavirus en Arizona, es muy inferior a los 51 que reporta el estado de California, 22 de ellos en su cárcel de San Quentín, al norte de San Francisco.

HL

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: