Todavía no se tiene certeza sobre la existencia de una vacuna contra el coronavirus, pero ya comenzaron las especulaciones a nivel mundial sobre el precio que podría tener el antídoto, hasta el punto que se ha llegado a afirmar tanto en Colombia como a escala mundial que el costo de una dosis oscilaría entre 5 y 60 dólares.

No obstante, el Gobierno Nacional confirmó –para optimismo de los colombianos– que la vacuna contra el Covid-19 será gratuita cuando se tenga en el país.

Nos imaginamos que estas primeras aseveraciones del Presidente Duque y el Ministro de Salud Fernando Ruiz, parten de la premisa que la vacunación por norma preexistente en Colombia es gratuita, lo que significa que la adquisición de esta vacuna tendrá un valor significativo para el Gobierno Nacional, si tenemos en cuenta el número de personas que deberán ser vacunadas. Se estima que en el país, teniendo en cuenta la población que será prioridad, en cuanto a la aplicación de la vacuna, la que se calcula en 10 millones de colombianos.

No hay que desconocer que la pandemia del coronavirus continúa su mortífera marcha contra los humanos en todo el mundo, pero las últimas noticias inspiran optimismo, porque se vislumbra una luz al final del largo túnel, al surgir la posibilidad de la aparición de una vacuna, de acuerdo al anuncio de varios laboratorios de biotecnología como Moderna de Estados Unidos, en el sentido de que su investigación entrará en la fase final de pruebas en los humanos, luego de comprobar la eficiencia de la tan ansiada vacuna contra el coronavirus, lo cual se constituiría en la salvación de millones de personas amenazadas por este virus en toda la faz de la tierra.

Del grupo principal en la competencia por la elaboración de una vacuna, hacen parte igualmente las conocidas CanSino Biologics, de China, seguida de la ChAdOx1 nCoV-19, de Oxford en el Reino Unido.

Hay que comenzarles a creer, ya que según estas compañías, se han comprobado resultados positivos en las primeras fases de pruebas clínicas.

La verdad es que estos se convierten en esperanzadores anuncios para abastecer a todos los países azotados por la pandemia tales como el nuestro.

La noticia sobre la próxima creación de una vacuna contra ese acérrimo enemigo de la humanidad como lo es el Covid-19, genera una gran dosis de optimismo, en un ambiente en el que la incertidumbre por la presencia de ese virus es motivo de preocupación.

No obstante, es igualmente necesaria una dosis de cautela porque aún queda mucho trecho por recorrer antes de que una o varias de las 100 vacunas que están en proceso de elaboración se declaren lo suficientemente seguras para el uso masivo a nivel mundial.

Ojalá que no ocurra, que ante la posibilidad todavía en ciernes –de tener una vacuna contra el Covid-19–, los barranquilleros y colombianos en general, desconozcan los esfuerzos de disciplina social con los resultados que se han logrado con tanto sacrificio y de las medidas restrictivas aplicadas hasta ahora.

Se sabe perfectamente que es mucho lo que resta por trabajar en la búsqueda de la definitiva solución, emprendida desde que se identificó en la lejana China el engendro causante de la enfermedad.

Por eso es importante que el Gobierno Nacional comience a organizar, desde ya, una estrategia orientada a garantizar que el pueblo colombiano en su integridad tenga acceso a dicha vacuna de manera pronta, confiable, suficiente para propinarle un ‘jaque mate’ al coronavirus.

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: