Tras dos años de trabajo, UNMAS certificó a la corporación Humanicemos DH, un equipo de desminado humanitario creado por las Farc tras la firma del Acuerdo de Paz. Juntos empezarán con los estudios no técnicos para priorizar las zonas a desminar en Caquetá.

“No podemos imaginarnos un mejor ejemplo de reconciliación y reincorporación que ustedes”, fueron las palabras de la embajadora de la Unión Europea en Colombia, Patricia Llombart, refiriéndose al proyecto Humanicemos DH, la organización de desminado humanitario creada y conformada por exguerrilleros de las Farc que decidieron hacer su proceso de reincorporación y reparación a las víctimas a través de la eliminación de las minas antipersonales instaladas por ellos y otros actores armados durante el conflicto armado.

Este 14 de agosto, a través de un evento virtual y presencial en La Montañita (Caquetá), luego de dos años de capacitaciones con Halo Trust y el Servicio de las Naciones Unidas para la Acción Integral contra Minas (UNMAS), 24 de los 90 integrantes de Humanicemos DH fueron certificados por Unmas para comenzar con los estudios no técnicos, es decir, con la recolección de información sobre la localización y el tipo de minas instaladas en Montañita, Caquetá, para definir las zonas de priorización y las técnicas de despeje a usar.

Desde hace dos años estaba pendiente la puesta en marcha de Humanicemos DH, quienes buscan resarcir y reconstruir la seguridad en La Montañita (Caquetá). Su directora Ángela Orrego aseguró que “hoy 14 de agosto de 2020 era un día histórico para la acción contra minas en el país y la construcción de la paz territorial. Este es un gran paso para los 24 hombres y mujeres que se certifican hoy y reiteran su compromiso con la reconciliación”.

Fue en el espacio de reincorporación de Agua Bonita, en este municipio, donde se instaló la sede oficial de Humanicemos en 2018. Según le explicó a este medio Jan Philip Klever, director del programa de Unmas Colombia, de aquí en enero se irán certificando los 90 integrantes para que hagan las tres fases de desminado: los estudios no técnicos, los estudios técnicos y el despeje manual de artefactos explosivos.

Los recursos con los que están marchando provienen de la Unión Europea y el Fondo Multidonante de las Naciones Unidas como parte de su apuesta para lograr la reincorporación económica y social de los excombatientes.

En representación a la UE, Patricia Llombart reiteró su compromiso con la implementación del Acuerdo de Paz y aseguró que “Nos enorgullece mucho estar en esta segunda fase. Un día serán sus hijos, sus nietos quienes contarán la historia de su paso a la vida civil, con un compromiso tan valiente con la reincorporación. Estas son las acciones que cambian”.

Por su parte, el gerente del Fondo Multidonante de las Naciones Unidas para el Sostenimiento de la Paz, Pontus Ohrstedt, recordó que Humanicemos DH había sido el primer proyecto que habían acompañado desde la firma del Acuerdo de Paz. Asimismo, recalcó que “Una paz con minas nunca puede ser posible porque las minas no discriminan sus víctimas, por eso, el sector contra las minas y la labor de Humanicemos DH es esencial par consolidar la paz”.

“La acción contra las minas tiene varios propósitos. Entre ellos consolidar la seguridad cotidiana de las comunidades, y ahondar los esfuerzos en la reparación y consolidación de la paz en los territorios. Además, es un gran ejemplo de reconciliación en el país”, aseguró Ohrstedt. Y culminó su intervención con estas palabras: “No imaginamos otro colectivo más comprometido con la paz”.

De manera virtual, el comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, se dirigió a los excombatientes y miembros de la comunidad internacional. Ceballos afirmó que “la certificación es una excelente noticia en medio de las dificultades. El trabajo en La Montañita es un trabajo urgente que va a tener un gran impacto en la vida de las personas”. A nombre del presidente Iván Duque, el comisionado también envío un mensaje de apoyo con los excombatientes comprometidos con la reconstrucción de los territorios.

Tras la entrega de los 24 certificados a hombres y mujeres de la corporación Humanicemos DH, el evento culminó con un brindis entre el cacareo de algunos gallos y las lágrimas de alegría de quienes le apuestan a un país sin minas y en paz.

La puesta en marcha de Humanicemos DH se pospuso por dos años ante la ausencia de una entidad externa que certificara su capacidad para el desminado. Esa labor la realiza en Colombia la Organización de Estados Americanos (OEA), sin embargo, en esta ocasión argumentaron que no podían hacerlo ya que reciben financiación de Estados Unidos y este país aún tiene a las Farc en su lista de terroristas. Por tal razón, los recursos no podían terminar beneficiando a integrantes de la exguerrilla.

Así que el Gobierno Nacional decidió que sería una agencia de las Naciones Unidas quién haría la certificación. Luego de meses de espera, en marzo de 2020 se firmó el convenio con Unmas por dos años. De acuerdo con Klever, este grupo de desminado conformado por excombatientes es una iniciativa única en el mundo.

“El único otro ejemplo que conocemos en el mundo es el de Camboya, pero era solamente para sistematizar la información que tenían en su momento, no se agruparon en una organización humanitaria para completar su transición a la vida civil y desempeñarse plenamente en acciones reparadoras. Tal cual está en Colombia, es una iniciativa única y por lo tanto verdaderamente histórica en contextos de procesos de paz”, sostuvo.

Humanicemos es la octava organización que realiza desminado humanitario en Colombia junto a Halo Trust, DDG, Humanity and Inclusion, la Brigada de Desminado Humanitario (adscrita al Ejército), Perigeo, Ayuda Popular Noruega y la Campaña Colombiana Contra Minas.

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: