Los constantes y permanentes operativos que están realizando uniformado del Comando de Policía de Bolívar, los cuales se han incrementado bajo la estrategia de estar más cerca de la comunidad y responder en el menor tiempo posible, siguen arrojando resultados positivos.

Esto en aras de hacer cumplir los decretos presidenciales, departamentales y municipales con el fin de evitar la propagación del coronavirus y además para fortalecer los modelos de seguridad que buscan mantener la tranquilidad de los pobladores.

Precisamente en las labores de patrullaje, de registro y control que se realizan en la población de Talaigua Nuevo y la vía que comunica hacia el municipio de Cicuco, se observó en una actitud sospechosa al conductor de un vehículo Mazda 232 del placa BNS 433 y a sus otros ocupantes.

La intención de estas personas era evadir el control policial, por lo que de inmediato, la patrulla a cargo de esa labor, procedió a interceptarlos cuando se dirigían hacia Cicuco.

Una vez interceptados se procede a hacerles la señal de Pare y tras hacer un registro tanto personal como al vehículo, se les halla en su poder ocho baterías de 12 voltios de color gris, las cuales son utilizadas por las empresas de telefonía celular, que para este caso particular eran propiedad de la empresa Tigo Telecomuncaciones.

Los sujetos que transportaban estas baterías fueron capturados por no justificar su procedencia y fueron identificados como Luis Eduardo Caro Ramos, 28 años de Talaigua Nuevo; Eder Abel Pavón Yance, 31 años, de Valledupar (Cesar) y Jaider Alfonso Arcia Zúñiga, de 41 años, de Talaigua Nuevo, todos residentes de este último municipio y dedicados a oficios varios.

Cabe destacar que estos sujetos hacen parte de una banda dedicada al robo de este tipo de baterías en todas las antenas de las empresas de telefonía celular que operan en la región y quienes la Policía les estaba siguiendo los pasos. Ya se tenían denuncias del accionar de estos presuntos delincuentes.

Tras el interrogatorio de los uniformados, con el fin de que acreditaran por qué tenían en sus poder estos elementos, se vieron el la necesidad de confesar de que las baterías las habían robado ese mismo día en el municipio de Magangué. El ilícito lo cometieron en el barrio San Pablo, en una de las antenas que la empresa de telecomunicaciones tiene en ese sector.

También se les incautaron las herramientas que utilizaron para poder perpetrar en robo, pues con esta acción estaban perjudicando a miles de usuarios de esta empresa en esta región del país.

Por este ilícito se capturaron y se procedió a dejarlos a disposición de la Fiscalía por el delito de hurto. Un juez definirá su situación jurídica.

Comenta aquí: