Por el aumento de personas sintomáticas sospechosas de Covid-19 en área de aislamiento en el Hospital Clarence Lynd Newball, las autoridades declararon la alerta roja general y toque de queda en la Isla de San Andrés.

Desde el pasado sábado primero de agosto la medida entró en vigencia y se extenderá hasta el próximo lunes 10 de agosto de 2020.

Varias actividades serán suspendida, según se especifica en el documento del Gobierno Departamental, entre ellas se encuentra la prohibición de actividades físicas, se restringe la circulación de personas, el comercio en general queda suspendido su apertura, se mantiene la ley seca durante todo el período de aislamiento. 

Las medidas fueron tomada en el Comité de Gestión del Riesgo, donde las entidades que la conforman las aceptaron en aras de controlar y prevenir el aumento de contagios en la isla. Para el gobernador Everth Hawkisn la velocidad de propagación del  virus llevó al comité a tomar esta decisión. 

Se informa que el tercer piso del hospital departamental Sermedic IPS quedó dispuesto para pacientes sospechosos o con Covid-19, mientras se finalizan las obras de la unidad de cuidados intensivos dispuesta para la calamidad pública. 

En la actualidad, el archipiélago de San Andrés y Providencia cuenta de manera oficial con 81 casos positivos de coronavirus, cuatro de los cuales se dieron a conocer este domingo en el más reciente informe del Instituto Nacional de Salud.

HL

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: