No se hagan ilusiones

Por Alvaro Navas P.

Independientemente de que la famosa curva del Covid-19, se aplane, se desplome, empine o  enderece, la atención del país se la robaron las audiencias que en la Corte Suprema de Justicia se estarán llevando a cabo sobre la imputación de cargos contra el abogado del senador Uribe, Diego Cadena, por el presunto soborno para modificar testimonios que favorezcan al ex presidente, mediante la entrega de gruesas sumas de dinero, por lo cual el juez del caso deberá decidir en el término de la distancia, su orden de captura o no, lo que en caso de ocurrir constituiría una estocada política y penal, mortales para Uribe.

Un eventual fallo contra el abogado Cadena, provocaría como en un efecto dominó, una consecuente y lógica decisión en contra de Uribe, aunque en un juicio no inmediato, sí una medida cautelar de aseguramiento en establecimiento carcelario, que no es condenatorio porque aun no se trata una sentencia judicial para establecer responsabilidad, sino una medida preventiva para evitar que en libertad pueda obstruir la justicia o que pueda producirse su evasión para huir de la misma.

En la mañana de hoy lunes 3 de agosto pudimos presenciar por internet el desarrollo de la audiencia, que podríamos llamar verdaderamente pública, en donde vimos y escuchamos los alegatos de los defensores de Cadena, el doctor Iván Cancino y un abogado Caballero Sierra, y siendo en este momento las 2:45 de la tarde la fiscalía acaba de conceder casa por cárcel a Diego Cadena –qué raro-, con lo que prácticamente sobreseyó a Uribe en el proceso de soborno a testigos y fraude procesal, en un típico viraje jurídico, en un país como Colombia, en donde fácilmente se pasa de reo a juez o de villano a héroe. O sea que la gran expectativa sobre la decisión de la Corte en este caso sobre Uribe ya desapareció, y podemos adivinar cuál va a ser su decisión.

La presión que recibieron los magistrados de la Corte, fue tenebrosa por parte de toda la ultraderecha colombiana, desde la solapada ultraderecha mediática encabezada por la columnista de Semana, Vicky Dávila que viene publicando panegíricos y odas a Uribe, pasando por los hidrofóbicos miembros del Centro Democrático, que prometieron incendiar el país y lo peor la presión irrespetuosa, grave, insidiosa del Presidente Duque contra los magistrados que actúan en el proceso contra Uribe y que deben tomar una decisión esta semana sobre su medida de aseguramiento, lo que daría para una demanda, porque hace una encendida defensa del ex presidente, diciendo que no dudaba de su honorabilidad e inocencia, violando algo que el Presidente es el más obligado a cumplir la constitución, respetando la separación de poderes, algo que además por elegancia debió abstenerse de hacer guardando prudente silencio y distancia.

Si tanto lo quiere, si tanto cree en su inocencia, que Duque pida una licencia y si está tan convencido de la sabiduría jurídica que recibió de la Sergio Arboleda, que Uribe le firme un poder, y que vaya a los estrados a defenderlo, gratis como lo hace Cadena, de chévere, y que fiel a su oración de que “me hago moler por Uribe”, que consiga su absolución como abogado, no valido de su condición de Jefe de Estado presionando a los jueces, así no se vale Duque.

Lo he dicho en muchos escenarios, hace por lo menos 15 años, me da risa cuando encuentran, cintas, videos, cartas, grabaciones, testimonios, no importan El Aro, El Salado, Orión, Uribitos, Ñeñes, no importan informes de The New York Times, The Economist, del Washington Post que lo calificó como un “churlish”, no importan los Tasmania, no importan las madres de Soacha, los Pedro Juan Moreno, no importan las Zonas Francas mosquerianas, nada, no importa Job, no importa Tito Díaz de El Roble, no importó Alfredo Correa D’andreis, no importó Luis Carlos Restrepo, no importó María Cristina Hurtado, no importa la Caya Daza, nada importa, por eso siempre que sale algo contra Uribe, me cago de la risa cuando veo a algunos ingenuos decir, “ahora sí le llegó la hora a Uribe”, no sean pendejos, no le va a llegar, el castigo tenemos que dárselo todos en las urnas en 2022, y la sanción social, Uribe sabe que ya la está recibiendo y la siente hasta cuando está dormido

@UtopiaCaribe
[email protected]

#DIARIOLALIBERTAD

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!    

Comenta aquí: