Permanecían a la orilla del río cuando la fuerza del agua se las llevó. Tras una larga búsqueda, ambos cuerpos fueron hallados.
Madre e hija, de 42 y 3 años respectivamente, fueron arrastradas por la creciente súbita del río de Oro, en Piedecuesta, Santander, mientras estaban en la orilla del afluente en una zona rural.
La noche del miércoles, los organismos de rescate encontraron el cuerpo sin vida de la mujer y esta mañana, tras una intensa búsqueda, fue hallada la menor.
Autoridades hicieron un llamado a la comunidad para no hacer uso recreativo de las fuentes hídricas y a respetar el aislamiento preventivo obligatorio.
#DIARIOLALIBERTAD
dawad

Comenta aquí: