Después de varios meses de restricciones por la pandemia de coronavirus , una concurrida playa de Florida fue el escenario de una inusual escena, cuando un águila pescadora capturó a un pequeño tiburón y lo llevó a grandes alturas.
Las imágenes generaron conmoción en muchos usuarios. Hubo quienes pusieron en duda que la presa fuese un tiburón y arriesgaron que se trataba de un delfín o algún otro pez de mayores dimensiones.
Más allá de la sorpresa que generó tanto entre los testigos del episodio como en los usuarios de las redes sociales, el comportamiento retratado es algo típico en esta especie de ave. Lo llamativo en esta ocasión fue la marcada diferencia de tamaño entre ella y su presa.
La Pandion Haliaetus es una especie de ave rapaz con fuertes garras rodeadas de escamas que le permiten sujetar a sus presas. De acuerdo con la edad que presente, los ejemplares adultos tienen una altura que va de los 52 a los 60 centímetros.
Estas aves también poseen unas uñas largas y curvadas. Con ellas pueden sostener e inmovilizar a sus presas. Como en el caso de los búhos, su dedo exterior es reversible y les permite tomar a las presas con dos dedos por delante y dos por detrás.
Además tienen la habilidad de cerrar los conductos nasales para que el agua no ingrese en la cavidad mientras hacen su vuelo rapaz. Una aptitud cuya eficacia quedó probada gracias al reciente video.
HL
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: