*La mujer estaba a las afueras de Medicina Legal reclamando los cuerpos de su hijo y hermano.
Dolor y tristeza sigue siendo inevitable luego de la explosión del camión cisterna en el corregimiento de Tasajera, Magdalena.
Con voz entrecortada y lágrimas en su rostro, Clara Inés Díaz Ortiz relató a Diario La Libertad los momentos difíciles que atraviesa tras la pérdida de su hijo de 17 años y su hermano de 23 años, víctimas de la tragedia.
La mujer es una de las personas que le ha tocado despedir a tres miembros de su familia. Su hijo Luis Miguel Marín Díaz, el joven de 17 años años falleció en la mañana del sábado en la clínica Atenas de Barranquilla, y su hermano Adalberto Díaz Ortiz de 23 años, fallecido en la clínica Adelita de Char.
”Ahora que él se fue todo va ser muy difícil para mí y mis otras dos hijas, porque soy padre y madre a la vez. Es muy duro perder dos seres queridos al mismo tiempo, además porque era quien llevaba el sustento diario”, expresó entre el llanto.
Entre la resignación indicó: ”él me decía, ‘vieja aquí tiene esto, vieja tome para la comida, se iba al mercado y ayudaba en las canoas y ahí le daban pescados y los vendía, con eso nos alimentábamos, ya que veía que yo no contaba con un empleo y con nadie que me ayudaba”.
Sobre su hijo resaltó que el pasado lunes, día de la tragedia, su hijo aprovechó para generar ingreso, debido a que por la pandemia todo ha sido difícil, pero nunca imaginó que esto le costaría la vida.
Del joven se conoció que estudiaba en la noches y en el día salía a rebuscarse para sobrevivir en esta localidad abandonada por el Estado.

Desconsolados se encontraban los familiares a las afueras de Medicina Legal de Barranquilla.

También despedirá a su hermano
El sufrimiento para Clara Inés será por partida doble, porque también tendrá que despedir a su hermano Adalberto Díaz, quien también falleció a causa de las graves quemaduras que sufrió en el siniestro y que tiene consternado al departamento y la Región Caribe.
Su dolor aun es mayor porque solo piensa que su hermano dejó a su mujer en estado de embarazo y aun no sabe esta noticia.
”Vivimos pensando cómo va a sobrevivir esa niña, está en el vientre y su esposa aun desconoce que él falleció porque no le hemos dicho”, puntualizó.
Estos incidentes son una oportunidad para rebuscarse, porque no hay una fuente de empleo en esta zona del Magdalena, señaló.
Finalmente, en su voz temblorosa dijo que será horrible cuando llegue al pueblo y a la casa de su mamá con el cajón de su hijo y el de su hermano.
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: