La Procuraduría General de la Nación confirmó la suspensión por tres meses al entonces alcalde de Buenaventura (Valle del Cauca), Bartolo Valencia Ramos (2013), por incumplir la prohibición de modificar la nómina dentro de los cuatro meses anteriores a las elecciones regionales de 2013.
Se demostró que el disciplinado notificó el acto administrativo de insubsistencia a una funcionaria en provisionalidad, el 23 de noviembre del 2013, a pesar de encontrarse vigente la restricción para cambiar la nómina de la entidad municipal, entre el 9 de noviembre de 2013 y el 15 de junio de 2014.
Con este comportamiento el exfuncionario transgredió, entre otras normas, el parágrafo del artículo 38 de la Ley 996 de 2005, que autoriza modificar la nómina únicamente en caso de provisión de cargos por faltas definitivas, con ocasión de muerte o renuncia irrevocable debidamente aceptada, y en los casos de aplicación de las normas de carrera administrativa.
A juicio de la Procuraduría Valencia Ramos debió verificar que la decisión de insubsistencia se notificara antes o después de finalizar el término legal que le impedía modificar la nómina de personal.
El ente de control calificó la conducta del entonces mandatario como grave a título de culpa grave por la falta de diligencia y de cuidado en el ejercicio de sus funciones.
Teniendo en cuenta que Valencia Ramos ya no es servidor público, el tiempo impuesto como sanción se convertirá en salarios equivalentes al monto de lo devengado al momento de cometerse la falta.
Contra esta decisión de segunda instancia no procede recurso.
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: