A ciencia cierta aún no se han establecido las causas de la tragedia que tocó a Tasajera, corregimiento de Pueblo Viejo, Magdalena, el cual dejó 7 personas calcinadas y más de 40 heridos al explotar un camión cisterna.
El interrogante que se ha planteado la comunidad es por qué la Policía permitió que se robaran el combustible y ellos actuaran como unos simples observadores de la hazaña de los lugareños. Esa pregunta fue respondida por los dos uniformados que acudieron a la escena del volcamiento, que era tanta la multitud que fue imposible controlarlos, los superaban en número y no respetaban la orden de alejarse, al contrario entre más y más pasaban los segundos más gente llegaba cargado de baldes, pampinas, tanques, galones ya que ellos en lo único que pensaban eran en extraer el combustible de la cisterna sin importarles la autoridad.
En cuestión de minutos cuando esperaban los refuerzos y al ver que era imposible los agentes atienden la orden de un superior para salvaguardar su integridad ya que ellos estaban solos y la población estaba enardecida.
“Nos salvamos de milagro, acatamos la orden y solo observamos cuando unos sujetos intentaban romper el carro para desvalijarlo y llevarse la batería y en un espabilar se produjo la explosión, no hacía mucho habíamos rodado la moto o de lo contrario hoy seríamos parte de las víctimas de esa horrible tragedia. De nada valió que intentáramos alejar a la multitud porque jamás atendieron el llamado de la autoridad ya que corrían en masas y hoy son víctimas de la desobediencia”, anotó el uniformado que se salvó de morir en la tragedia.
#DIARIOLALIBERTAD
 

Comenta aquí: