A lo largo de nuestra vida nos enfrentamos a determinadas situaciones donde colocamos a prueba nuestras capacidades como seres humanos. Algunas de estas incluyen conflictos o problemas con otras personas, donde cada uno, generalmente, vela por no verse afectado. Dentro de este contexto, se ha visto como ciertos conflictos son llevados ante juzgados y se terminan cometiendo injusticias para alguna de las partes.
Pablo Arteta Manrique habló con Diario LA LIBERTAD para difundir la importancia de la mediación para la resolución de conflictos de cualquier índole. El abogado define a la mediación como un método de resolución de conflictos, el cual busca retomar la posibilidad que tienen las partes de resolver por sí mismas esa situación en la que se encuentran.
El profesional da un caso puntual que lo relaciona con la frase “entre marido y mujer nadie se debe meter”, sabiendo que este problema de parejas es uno de los más comunes. Según él, esto hace parte de la filosofía de la mediación, ya que si hay la intervención de un tercero en medio de un conflicto, podría desviar la verdadera solución por no tener el conocimiento adecuado para gestionar, por ello el nombre más utilizado para esta profesión es Gestor de Conflictos.
Un Gestor de Conflictos está capacitado y preparado para tratar cualquier confrontación entre dos o más partes, que no en todos los casos abarcan elementos negativos. La gestión de conflictos, por tanto, no pretende encontrar una solución al problema concreto, sino que consiste más bien en aportar estrategias y métodos que ayuden a las partes a establecer una comunicación constructiva para llegar juntas a una solución al problema.
“Los mediadores pretendemos que estos mecanismos sean principales antes de acudir a la justicia arbitral”, dice Arteta, el cual ve el proceso de mediación como una alternativa factible que comienza desde pequeñas acciones como arreglar desacuerdos con el vecino, hasta solucionar diferencias con alguien de nuestro círculo social. Es menos tediosa la participación de un tercero neutral, como lo es el mediador, que estar envuelto en procesos judiciales que demandan mucho tiempo y, a veces, intereses monetarios de por medio.
En el resto de relaciones humanas, ya sean sociales, familiares o laborales, es posible encontrarse con momentos y espacios intolerables o posturas contrarias a las propias. Por este motivo, el profesional indica es necesaria la cátedra sobre este importante tema para dar a conocer todos los beneficios de recurrir a este gran mecanismo, la mediación.
Como primera herramienta fundamental para resolver un problema es escuchar la posición del otro. Este valor de la escucha activa permitirá conocer cómo está el panorama de la otra parte y facilitará posteriormente establecer una comunicación. En segunda instancia, se recurre al diálogo, aquel mecanismo que da posibilidad de abrir un horizonte de posibilidades en cuando encontrar una solución al conflicto. Justo allí se colocan sobre la mesa cuáles son los intereses que están de por medio, por lo que la esencia de la medición está en respetar al otro, aceptar la opinión de la otra parte para lograr un mutuo acuerdo.

La paz y Colombia
“La idea es cambiar un poco ese papel que tenemos de conflictivos en Colombia. Este país es un paraíso de la conflictividad, aquí tenemos conflictos para todo y además muy graves, tanto así, que llegamos a la violencia durante muchos años, y todavía tenemos unos preocupantes incidentes de violencia con algunos grupos al margen de la ley”, señala Pablo en medio del diálogo.
Lo mencionado previamente hace que cada día más tengamos que pensar cómo se construye verdaderamente la paz. Con buenas intenciones y con la mejor actitud, se puede conciliar con el otro implicado, en este sentido, el abogado pretende impulsar este movimiento y hacer que crezca cada día más hasta llegar a incluirse en el sistema educativo por completo.
Ha funcionado el hecho de que 1991 esté vigente un sistema conciliador en el país, sin embargo, como indica el Gestor de Conflictos, “quienes hacen la conciliación son los mismos abogados, nosotros nos hemos encargado de hacerle creer a todo el mundo que quienes tenemos que resolver los conflictos solo somos nosotros y eso es un poco egoísta”, haciendo referencia a que no se brinda la orientación adecuada para resolverse la situación antes de pasarse a un plano jurídico.
Con respecto al ámbito escolar, el profesional comenta que debe crearse en los planteles educativos e instituciones la implementación de estrategias para esparcir este movimiento y se convierta en un motivo más para seguir reforzando el camino hacia la anhelada paz en Colombia.
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: