Por: Estefani Sarmiento Vásquez
En el desarrollo de nuestros clases virtuales de Legislación Educativa con el docente Reynaldo Mora Mora en la Licenciatura en Ciencias Sociales de la Universidad del Atlántico (I-2020), nos hemos dado a la tarea de construir una ensayistica, para abordar temáticas y problemáticas relacionadas con la situación pandémica actual, que necesariamente, toca a la Constitución Política y su Ley General de Educación de 1994.
Es por ello, que presentamos textos ligeros que hacen parte de este Taller de Lectura y Escritura desde la Legislación.
En este devenir, manifestamos nuestro acuerdo con el docente Reynaldo Mora Mora en que se hace necesario construir una Nueva Constitución Política Postpandemia, para así de esta manera dar solución a las necesidades más urgentes de la sociedad colombiana, y a las cuales, esta Carta ha sido inoperante ante este cuadro calamitoso del día de esta emergencia sanitaria. Es entonces importante que nos hagamos preguntas e identifiquemos aquello en lo que esta fallando teniendo en cuenta en qué aspectos se ha quedado corta y ha dejado vulnerables a los ciudadanos más pobres. Partiendo  de aquí, se puede decir que es imperativo que como estudiantes universitarios tengamos una mirada crítica frente a la situación por la que está atravesando nuestro país con el fin de transformar y  liderar este Nuevo Movimiento Constitucional en defensa de nuestro pueblo que incluya desde los niños, jóvenes, adultos y ancianos porque solo así se devela la inconformidad que tenemos como ciudadanos con derechos y construir crear una Nueva, atacando constitucionalmente la corrupción, y poniendo como líderes  a esos sabios que orientarían al pueblo basados en una postura crítica, tolerante, de respeto y armonía donde se permita un pluralismo político e ideológico.
Debemos decir y reafirmar que es importante que los jóvenes, principalmente se involucren en esta creación, pues seremos quienes disfrutaremos de ella, y además, velar porque nuestros niños y ancianos tengan un mejor futuro donde no tengan que acudir a una Acción de Tutela para hacer valer sus derechos, pues siendo un derecho fundamental no debe haber  limitaciones  para que este se cumpla.
Por ello, el doctor Mora Mora, le da la voz a los estudiantes, lo que nos llena de alegría y orgullo, que docentes como él se preocupen por sus discípulos,  dándonos una voz en medio de la dificultad en este nuevo reto que estamos asumiendo que es dar clases virtuales, algo nuevo para nosotros, ya  que muchos no están gozando, por que no cuentan con los recursos necesarios porque simplemente no estábamos preparados.
Es importante que la Universidad del Atlántico se detenga un momento y piense en nosotros, los estudiantes, para que tengamos una educación de alta calidad, y escuché la voz de los estudiantes, para que las autoridades universitarias aprehendan nuestra realidad, que tristemente nos recuerda día a día, que no somos el mejor país, que esta pandemia ha desnudado la indolencia de los poderes públicos, lo que nos afecta gravemente, pues nos pone entre la espada y la pared, y nos obliga a elegir entre comer o educarnos, porque nuestra realidad económica es penosa. Nos llena de rabia como algunos medios de comunicación disfrazan o decoran nuestra realidad cuando muestran niños que inventan sus propios computadores en vez de mostrar que es triste que a estas alturas no contemos con los recursos necesarios para muchos que no pueden  dar una clase y que el gobierno hace caso omiso frente a estas  necesidades del Pueblo
De ahí, entonces, la necesidad de una Nueva Constitución Política Postpandemia, porque
es importante reflexionar y hacer una crítica a nuestra Constitución como ciudadanos ya que en estos momentos nos ha mostrando que se ha quedado corta, que se ha quedado en líneas escritas como un papel mojado, que no logra llenar las necesidades del Pueblo colombiano en este momento de pandemia. Esta situación que nos ha golpeado fuerte, nos deja ver que es imprescindible la Nueva Carta Magna, como lo ha expresado el docente Reynaldo Mora Mora y con el cual estamos completamente de acuerdo. El gobierno está fallando, pues, no está ejerciendo sus funciones como debe ser constitucionalmente, y nosotros como futuros maestros debemos enseñar a las nuevas generaciones la importancia de hacer una crítica a los gobiernos cuando no están respondiendo de manera eficiente, y más aún, cuando como dueños del futuro de nuestro país tenemos que reflexionar y poner en marcha esta Nueva Constitución Política, que no quede solo en papel, que sea leída por todos, que no sea ignorada por ninguno de los ciudadanos para que no permitan que sus derechos sean pisoteados, porque como sociedad tenemos la capacidad de cambiar nuestro país.
Es triste ver como hemos quedado expuestos a nivel de educación y salud, nos surge esta pregunta que nos llena de nostalgia: ¿cómo es posible que un país tan rico como Colombia a la vez sea tan pobre en estos momentos? Nos preocupa el grado de corrupción que tiene nuestro país, pero aún, tenemos fe en líderes sociales que nos muestran una luz en la oscuridad, ellos al lado de nosotros somos la esperanza para mantenernos firmes en la lucha por un mejor país: este país tan hermoso que tiene una mezcla de culturas, que nos permite enriquecernos como población, y que tiene costumbres diferentes. Por lo tanto, se le debe entregar una Constitución que nos represente, no copiarla de otro países, si no crearla a partir de nuestro entorno, de nuestra realidad, esta realidad que hoy nos entristece pero esperamos que muy pronto cambie.
De ahí, la importancia del estudio y la comprensión crítica de la cultura nacional y de la diversidad étnica y cultural del país, como fundamento de la unidad nacional y de su identidad, como un Fin de la Ley General de Educación, artículo 5, numeral 6.
Lo anterior, porque Colombia es un país multicultural e intercultural, por tal motivo, en la Constitución políticas en su artículo 7, se señala, “el Estado reconoce y protege la diversidad étnica y cultural de la Nación colombiana”,  ya que en él se encuentra una mezcla de distintas culturas que nos enriquece como país, por tal motivo, es importante reconocer cada etnia, saber sus orígenes, lenguas, costumbres o tradiciones, sus fueros propios y autóctonos que han logrado a largo del tiempo crear identidad como sociedad, pero que tristemente, no se les ha dado el reconocimiento merecido que se debe. Tomamos como referencia nuestra experiencia en la institución educativa donde estudiamos, en la cual fue poco o casi nulo la enseñanza sobre estos grupos culturales, que desafortunadamente nos dejaron grandes vacíos.
En la Ley General de Educaciónn en su capítulo III, “Educación para grupos étnicos”,  nos define todas esas necesidades que tiene esta población para recibir una educación acorde con sus culturas, pero, es aquí donde nos preguntamos ¿por qué no enseñar a toda la población colombiana unos mínimos conocimientos sobre cada cultura existente en nuestra Nación? Si esto se hace, significaría que cada ciudadano tendría unos mínimos saberes que hacen posible que no sientan la diversidad cultural como algo ajeno a ellos, si no que se sientan parte de ella, para que así cada ciudadano tengan una cultura de reconocimiento y protección y así se logre mantener esta diversidad, que fomente el interés por lo propio, en vez de copiar esas culturas ajenas, que cada vez, nos aleja más de nuestros orígenes, he aquí el problema, que crea ese desinterés por nuestros hermanos, por su cultura que día a día vemos como van desapareciendo, pues vemos que muchas de esas 65 lenguas ancestrales están desapareciendo, pero, más que pedir a un gobierno que no promueve el aprendizaje del lenguaje de señas, dejando excluidas a estos ciudadanos, nos surgen las preguntas: ¿qué está pasando con nuestros jóvenes que no se interesan por sus raíces? ¿Qué pasa con nuestro gobierno que no está haciendo lo suficiente por protegerlas? ¿Qué pasa con la sociedad colombiana que está dejando en el olvido esa identidad como nación que nos caracteriza? Pensamos, que no es solo tener una fecha para comemorar la diversidad cultural como por ejemplo, el 12 de octubre “el día de la raza” , el 9 de agosto “Día de los pueblos indígenas” o el 21 de mayo “día de la afrocolombianidad”, por el contrario se debe buscar que como Pueblo colombiano tengamos una identidad firme, contundente que no permita que sus culturas se pierdan: cómo es posible, que se encuentren noticias como la que salió en 2019  en la que se habla de que “el pueblo indígena colombiano está en peligro de extinción” cuando existen 84 etnias indígenas, 3 grupos diferentes de población afrocolombiana y el pueblo gitano realmente es algo triste, pero es más triste aún, ver como son discriminados y olvidados.
El sistema educativo de nuestro país debe promover la visita a estos distintos grupos culturales para que los estudiantes se relacionen con ellas y vivan sus raíces, y se sientan parte de ellas para crear en ellos una mentalidad reflexiva y crítica de la cultura nacional y de esta manera se sientan orgullosos de la riqueza inmaterial colombiana.
#DIARIOLALIBERTAD
 

Comenta aquí: