En Colombia y el mundo no se habla de otra cosa que no sea del coronavirus, la agenda programada antes de su llegada, se ha paralizado y por un término indefinido se han relegado al olvido todos los demás problemas existentes.
La situación en que nos sorprendió la pandemia aplazó indefinidamente la lucha por la contención de la pobreza que ahora puede agravarse, en la medida en que siga avanzando la propagación del virus, a la que le están buscando solución con carácter de urgencia inminente, las diferentes esferas gubernamentales en Colombia.
Sin preciarnos de pesimista, es lo que puede presagiarse como una de las más seguras consecuencias de la pandemia, que no es otra que se incremente la pobreza y el hambre en todo el mundo, si tenemos en cuenta los hasta ahora conocidos efectos del coronavirus y el reciente informe emitido por la ONU, que indicó que entre los 7.500 millones de humanos que habitan la tierra, 1.400 millones viven en la pobreza.
Sería demasiado prematuro para vaticinar cuánto se han incrementado estas cifras a partir del momento en que se conoció en Colombia el primer caso de Covid-19 en Cartagena, pero es apenas lógico suponer que la pandemia –que según los expertos llegó para quedarse por largo rato– puede convertir en una simple quimera todas aquellas posibilidades de alcanzar la tan añorada meta fijada por la ONU, en el sentido de erradicar en forma definitiva el hambre en el mundo en el lapso de 15 años.
De acuerdo con los organismos internacionales que monitorean constantemente esta situación, se ha establecido que más de la mitad de la población que vive bajo la línea de pobreza se encuentra en África y en gran parte de Latinoamérica para no irnos tan lejos, pero ni siquiera los países más ricos del mundo están exentos de este lastre.
La situación es más dramática en países como el nuestro, que todavía soportan las calamidades del subdesarrollo.
Según las cifras más recientes del Dane, 13 millones de colombianos sufren de este flagelo, es decir, porque no disponen de un ingreso suficiente para atender sus necesidades básicas, grupo que representa el equivalente al 27 por ciento de la población colombiana.
Los que se encuentran en la pobreza extrema, o sea en el estado en que no pueden satisfacer necesidades básicas vitales como alimento, agua potable, techo y sanidad, igualmente están otros 3,5 millones de personas que para ellos es una utopía lavarse las manos varias veces al día, la más elemental de las recomendaciones para evitar el contagio del coronavirus.
Es evidente que entre los más pobres se encuentran los desempleados, los habitantes de calle, y por supuesto, niños y millones de ellos son gente que pueden pasar días sin comer, lo que la hace más débil y susceptible al coronavirus.
Por eso, en esa población es más alta la mortalidad, tanto de niños como de adultos mayores que viven a merced de los gobiernos o las entidades caritativas que les proporcionan alimentación y refugio.
Es indiscutible que mucho antes de aparecer el coronavirus en el mundo, la erradicación de la pobreza y el hambre ya había sido declarada como el primero de los objetivos de desarrollo del milenio establecido por las Naciones Unidas.
En Colombia fue pregonada como una tarea prioritaria por varios gobiernos anteriores incluso el actual, pero el avance había sido verdaderamente parsimonioso, después de un mínimo progreso se produjo un estancamiento y en esta deplorable situación nos sorprendió la tormenta del coronavirus, que obligó a convertir aquel objetivo en un propósito aplazado para después.
Esa es la gran verdad de nuestro país que según los últimos sondeos del Dane, cuando llegó el Covid-19, ya registraba una informalidad laboral galopante representada en más de 20 millones de personas, la mayoría instaladas en el régimen subsidiado como se dijo antes.
Por eso la puesta en práctica de las actuales medidas de cuarentena obligatoria son más que justificadas, ante la necesidad de reducir la velocidad de propagación que ha caracterizado al coronavirus que lleva consigo la necesidad de paliar el colapso del sistema de salud.

Comenta aquí: