*Jóvenes en desfiles y faroles en la antesala del Grito de la Independencia. Siembra de plantas, en el descubrimiento de América. Enseñanzas para saber ahorrar. ¡Qué tiempos aquellos!!.
Antes, la Secretaría de Educación del Atlántico, como las demás de los departamentos de Colombia, se nos presentaba como la rectora del manejo de esta actividad en todos y cada uno de los veintitrés municipios, que entonces no tenían despachos ni descentralización seccional. Este ente se encargaba de: *Programación educacional anual, con fechas de inicio y fin de clases; *Vacaciones intermedias y de fin y comienzo de cada año; *Exámenes de recuperación: habilitación y rehabilitación; *Nombramiento y traslado de profesores; *Aplicación la Ordenanza de la Asamblea para crear nuevos Colegios y Escuelas en distintas localidades.
Otras facultades de la Secretaría de Educación del Atlántico, la convertían en creadora y animadora de diligencias afines: *En el inicio de cada semana, actos culturales en el patio de las escuelas y colegios, se escogía al mejor alumno de cada curso o grado de la semana anterior *Rendir honores a los símbolos patrios de Colombia: Bandera, Escudo e Himno. Para la década de 1950, el suscrito estudiaba primaria en la Escuela “Luis R. Caparroso”, y se nos informó que Atlántico no tenía himno, ni bandera, ni escudo, posteriormente aparecieron; *Asignación de Fechas Especiales tales como los tres Días: de la Juventud, del Árbol y del Ahorro.
Primer Día: Cuando existió la mística y el espíritu patriótico entre los profesores y estudiantes, se realizaba una escogencia entre los mejores alumnos, quienes teníamos que participar cada 19 de Julio, antesala del “Grito de la Independencia”, en el desfile con faroles encendidos; este acto fue considerado como Día de la Juventud. En Soledad, este encuentro era obligatorio, y quienes asistíamos, obteníamos el derecho a una mejor calificación en la asignatura de Historia de Colombia; a nuestro paso, agitábamos los faroles con velas o espermas encendidas en sus centros, los que al levantarlos, ofrecían un ambiente de iluminación, en calles y carreras soledeñas.
Segundo Día: El cronograma cultural y social, continuaba con otros hechos y quiero referirme al 12 de Octubre, que entonces era feriado, ahora lo mudaron para lograr un puente. Ese día hacíamos un homenaje a Cristóbal Colón, su apellido fue la base para nuestra República de Colombia, pero al descubrir a América, que depende del nombre de su aliado Américo Vespucio; el equipo de Colón encontró una población indígena, con la que hubo relaciones y por eso la gente se integró y lo señaló como Día de la Raza. En esa década de 1950, las autoridades con gente de la Educación, instituyeron el Día del Árbol, con plantas frutales, que se sembraban en el frente de cada casa.
Tercer Día: Otrora se designaba el 31 de Octubre, sin ser feriado, para crear la Marcha del Ahorro, en el que participábamos en esa jornada ahorrativa, que se hacía a través de un banco, Caja de Crédito Agrario, Industrial y Minero, que entonces dirigía en Soledad don Octavio Rosales, un ejecutivo bancario soledeño que en su gestión, mostró idoneidad; recuerdo que nos abrían una oficina para que adquiriéramos una cartilla con sellos y su valor a consignar. No sé en qué momento desapareció esta cultura ahorradora, y sin darnos nos trajeron de Estados Unidos, el Halloween o la Noche de Brujas que en la actualidad está en pleno apogeo.
En esta oportunidad solo me refiero al Día de la Juventud, Día del Árbol y Día del Ahorro, con un mínimo esbozo de sus naturalezas y su institucionalidad; los amigos de la “guardia vieja”, al leer esta esquela ojalá se acordaran. Cada año, la Federación Nacional de Comerciantes Fenalco, ofrece un calendario de aniversarios, fechas especiales, conmemoraciones, etc.
La Secretaría Municipal de Cultura de Soledad, debiera interesarse para las Memorias de Soledad. A sus órdenes. Ovigra Cel. 312 685 2072 [email protected]

Comenta aquí: