A pesar de los esfuerzos adelantados por el alcalde de Santo Tomás, Tomás Guardiola Sarmiento, y la Gobernación del Atlántico, en cabeza de Elsa Noguera, personas inescrupulosas estarían vendiendo el material de construcción que recibieron luego de que sus hogares se vieran afectados por las torrenciales lluvias del 8 de mayo.
Un habitante del barrio 20 de Julio de este municipio señaló que había llegado a visitar a un familiar en el sector de Buena Esperanza y tres personas estaban negociando parte del material que recibieron a otros vecinos. Lo grave del caso es que parece estaban negociando las láminas de eternit por la irrisoria suma de 5 mil pesos, según lo manifestado por la testigo.
Parece que algunas de estas familias luego de la emergencia alcanzaron a reparar los techos de sus viviendas, pero como fueron censadas y las ayudas llegaron fue el viernes pasado, decidieron entonces vender tales elementos, dijo la denunciante a este portal.
Tales anomalías no solamente se presentaron en el barrio Buena Esperanza, sino otros sectores afectados por esa emergencia en el municipio en esa fecha, dijo fuente que prefiere mantenerse en reserva.
#DIARIOLALIBERTAD
dawad

Comenta aquí: