Ante el aumento de los casos de coronavirus, el alcalde del condado de Miami-Dade, Carlos Giménez, ordenó este lunes cerrar nuevamente los restaurantes, gimnasios y otros lugares.
Sostuvo que el cierre entrará en vigencia este miércoles y también incluirá salones de banquetes y alquileres de vacaciones a corto plazo como los disponibles en Airbnb.
Los restaurantes podrán vender comida, pero solo para llevar y entrega a domicilio. Los bares ya están cerrados en todo el estado.
Giménez culpó del pico de su condado a los adultos jóvenes que iban a restaurantes y otros lugares de reunión en interiores sin usar máscaras y sin practicar el distanciamiento social.
“Podemos reducir la propagación si todos siguen las reglas, usan máscaras y se mantienen al menos a 6 pies de distancia de los demás. Y si no tienes que salir, recuerda, estás más seguro en casa”, dijo en un comunicado.
El anuncio se produjo poco después de que Florida registrara 6.336 nuevos casos confirmados, elevando el total a 206.447 desde que comenzó el brote del estado el 1 de marzo. Hasta el momento, según cifras oficiales, 3.880 personas han muerto por el virus.
HL
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: