Mientras la pandemia del coronavirus continúa su mortífera marcha contra los humanos en todo el mundo, desde hoy se vislumbra una tenue luz al final del largo túnel, al surgir la esperanza de la posible aparición de una vacuna, de acuerdo al anuncio del laboratorio de biotecnología Moderna, en el sentido de que su investigación entrará en la fase final de pruebas en los humanos, luego de comprobar la eficiencia de la tan ansiada vacuna contra el coronavirus, lo cual se constituiría en la salvación de millones de personas amenazadas por este virus en toda la faz de la tierra.
Lo cierto es que si ese reconocido laboratorio anuncia que se dispone a producir entre 500 y 1.000 millones de dosis de la vacuna ARNm-1273 destinada a combatir el Covid-19, hay que comenzarle a creer, ya que según esta compañía, se han comprobado resultados positivos en la primera fase de pruebas clínicas.
En un esperanzador anuncio el mencionado laboratorio norteamericano, aseguró que este viernes una vez superen las tres fases de pruebas clínicas y obtengan la aprobación regulatoria podrán producir dosis desde sus laboratorios asociados en EE.UU. y España para abastecer los principales países azotados por la pandemia tales como el nuestro.
Ciertamente la noticia sobre la creación de una vacuna contra ese acérrimo enemigo, genera una gran dosis de optimismo, en un ambiente en el que la incertidumbre por la presencia de ese virus es motivo de preocupación, no obstante es igualmente necesaria una dosis de cautela porque aún queda mucho trecho por recorrer antes de que una o varias de las 100 vacunas que están en proceso de elaboración se declaren lo suficientemente seguras para un uso masivo a nivel mundial.
Que no ocurra que en estos días, escudados en la posibilidad todavía en ciernes de tener una vacuna, los barranquilleros y colombianos en general, desconozcan los esfuerzos de disciplina social con los resultados que se han logrado con tanto sacrificio y olvidemos el toque de queda vigente para hoy día de la Virgen del Carmen.
Se sabe perfectamente que es mucho lo que resta por andar en la búsqueda de la definitiva solución desde que se identificó en China el engendro que causa la enfermedad, desde ese día se inició una intensa carrera científica por encontrar una vacuna o por lo menos una cura que protegiera a los seres humanos y por ende, permitiera controlar la expansión del virus y de sus tenebrosos efectos. En el Reino Unido, China, Estados Unidos y Francia no ha dejado de existir la búsqueda de una solución a tan magno problema.
Por eso es importante que el Gobierno Nacional comience a organizar, desde ya, una estrategia orientada a garantizar que el pueblo colombiano en su integridad tenga acceso a dicha vacuna de manera pronta, confiable, suficiente y sobre todo a un precio accesible a la mayoría de los colombianos.
La necesidad de llegar a la meta en la mayor brevedad posible en el marco de la competencia por conseguir una vacuna contra el coronavirus, se desarrolla a un ritmo acelerado, si tenemos en cuenta el anuncio realizado en días pasados por un equipo del Instituto de Biotecnología de Pekín y la compañía Cansino Biológicas, que han publicado un primer estudio –tras 28 días de ensayos– en el que también afirman haber logrado resultados esperanzadores en lo que respecta a la considerada fase 1 de su vacuna producida y aplicada a 108 adultos; al tiempo que advierten que la nueva vacuna resultara segura, bien tolerada y capaz de generar una respuesta inmunitaria en seres humanos, no obstante aclaran que los resultados definitivos solo podrán ser evaluados en seis meses.

Anuncios

Comenta aquí: