El excongresista es llamado por la justicia por su presunta participación en el cartel de la toga y algunos supuestos nexos con paramilitares.
La decisión de la Corte Constitucional de inhibirse en el caso de Álvaro Ashton por un presunto conflicto de competencias entre la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, y la Fiscalía dejó este proceso en manos de la primera.
El tribunal en mención aceptó al excongresista por el caso del cartel de la toga, entre otros. Precisamente fue este tema el que generó la polémica con el ente investigador.
Según la Jurisdicción Especial para la Paz, Álvaro Ashton incurrió en conductas relacionadas al conflicto armado como nexos con el paramilitarismo.
Sin embargo, para la Fiscalía el cartel de la toga no tiene ningún tipo de relación con el conflicto armado en Colombia, por lo que en enero de 2020 envió una carta a la Corte Constitucional para que sea este alto tribunal el que lleve el caso.
Fabio Espitia, exfiscal general de la Nación, dijo en enero de 2020 que el caso de Álvaro Ashton no tiene relación con el conflicto.
“La Fiscalía considera que este es un instrumento procesal que puede ser utilizado para evitar este juicio de responsabilidades”, puntualizó Espitia.
Por su parte, la Corte Constitucional no encontró tal conflicto y decidió inhibirse de tomar una decisión en este caso.
“En consecuencia, la sala remitirá el expediente de la referencia a la sala de definición de situaciones jurídicas de la Jurisdicción Especial para la Paz para lo de su competencia”, reza un comunicado del alto tribunal.
Para el exmagistrado José Gregorio Hernández esta decisión no significa que todos los implicados en el cartel de la toga serán juzgados por la JEP.
“La JEP es para asuntos que tienen que ver con el conflicto armado, el cual culminó con el acuerdo de paz”, sostuvo.
Álvaro Ashton ya entregó detalles a la JEP, entre los que se encuentran detalles de su relación con el exfiscal Gustavo Moreno, las dinámicas de la parapolítica en Atlántico y Magdalena y la forma en la que fue elegido senador en 2006.
#DIARIOLALIBERTAD
dawad

Comenta aquí: