El mandatario distrital destacó que el cerco para el suroriente funcionará bajo una nueva modalidad operada por cuadrantes, con acompañamiento de las autoridades.

Como una estrategia para contener los contagios por COVID-19 en Barranquilla, el alcalde Jaime Pumarejo Heins instaló un nuevo cerco sanitario para la localidad Suroriente, con la coordinación de la Oficina de Seguridad y Convivencia Ciudadana y el apoyo de una novedosa propuesta operativa de la Policía Metropolitana de Barranquilla para una mejor regulación y control en ese sector de la ciudad.
Al comienzo de esta estrategia, el Distrito instaló 6 cercos sanitarios en Rebolo, La Playa, Ciudadela 20 de Julio, La Sierrita y Carrizal, los cuales ya culminaron su periodo de aislamiento; en el caso de Barranquillita, el último cerco en ser instalado, se mantendrá para proteger a los habitantes de este sector.
A diferencia de los cercos sanitarios instalados durante 14 días en las cinco localidades, donde se restringía la circulación para ingresar y salir del sector, con esta nueva modalidad se dispondrán 9 Puestos de Mando Unificados (PMU), en todo el suroriente para brindar un acompañamiento permanente a la comunidad.
“Hoy los resultados demuestran que esta estrategia de los cercos sanitarios ha funcionado, que la gente acogió su llegada, aunque al principio había algo de temor, y así lo dialogamos con la Policía, con el Ejército y con nuestros funcionarios, porque había cierta resistencia por parte de la comunidad. Pero hoy, cuando se desmontan los primeros cercos, lo que vemos son muestras de agradecimiento porque la comunidad siente que estuvimos ahí para cuidarlos y para salvar vidas”, dijo el alcalde Pumarejo.
#DIARIOLALIBERTAD
dawad

Comenta aquí: