El drama de los damnificados en el barrio San Roque por una, al parecer, mala planeación en la canalización del arroyo conocido como ‘Hospital’, mantiene en la incertidumbre a la comunidad del sector.
Vecinos de las calle 28 a la 21 con la carrera 35, denuncian que el resarcimiento por los daños ocasionados por el desbordamiento del canalizado arroyo, tanto a sus viviendas como a muebles y enseres, han sido hasta ahora, solo promesas.

‘El pasado 19 de mayo cuando cayó el primer aguacero que el arroyo no solo corría por debajo de la carretera sino también por encima de la misma, porque era un supercaudal, inundó la mayoría de viviendas ubicadas sobre la carrera 35, desde las calle 28 hasta pasar la 17’, recordó Julieth Paola Cortina Córdoba, propietaria de un pequeño negocio de tienda, de razón social ‘El Renacer’.
Explica la mujer que las aguas del arroyo se metieron al negocio de su propiedad y dañaron dos enfriadores, además de productos para la venta, pese a que aseguraron bien las puertas y pusieron en las rendijas cuñas y trapos, y aún así el agua inundó la casa.
‘El 20 de mayo llegaron funcionarios de la Unidad de Gestión del Riesgo y de la Alcaldía Distrital de Barranquilla, nos censaron y prometieron levantarnos las casas a los que aún podíamos continuar acá, a otros empezaron a pagarle hotel porque definitivamente el agua les dañó todo’, explicó Cortina Córdoba.
La comunidad del sector sigue preocupada porque los problemas de inundación continúan y las promesas de ayudarles a solucionar el mismo no llegan y los afectados aseguran que esto no da espera, porque cada vez que llueve se inundan sus propiedades.
‘Vea esa fue una canalización mal hecha. El arroyo de Hospital siempre ha sido caudaloso y parece que no tuvieron en cuenta esa cantidad de agua que baja desde los barrios San Isidro y Chiquinquirá; cada vez que llueve el agua sube por los respiraderos que le dejaron a la canalización y sobre la carretera corre mucha agua que es la misma que nos está inundando’, explicó Alexander Hernández, otro de los moradores afectados.
La comunidad que vive a lado y lado del canalizado arroyo Hospital solicitan a la Alcaldía de Barranquilla y a los contratistas, devolverles la tranquilidad y darles garantías de que sus viviendas jamás se volverán a inundar.
‘Por aquí nunca, desde que yo tengo uso de razón habíamos vivido algo parecido; los andenes aquí eran altos y no había problemas con el arroyo. Se crecía y se podía desbordar pero no nos afectaba’, aseguró Noris Aldana Castro, otra residente afectada por el caudal del arroyo.
Los afectados continúan a la espera de una solución, y no solo ser una estadística más de las que hicieron y los problemas siguen ahí, inundándolos cada vez que llueve.
Entre los firmantes de la carta están; Karla Aldana, Yorda David Noriega, Yulais Rojano Oliveros, Ingrid Cabrera Cabarcas, Óscar Gómez, Samira Gómez, Julieth Cortina, Alexander Hernández y Sadami Gómez, entre otros.
HL
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: