El Gobierno de Guerrero no esperó hasta el lunes que entra en vigor el semáforo covid-19 y a partir de este jueves reabrió actividades al 30 por ciento, entre ellas playas, hoteles y restaurantes.
Tampoco los turistas esperaron para escaparse a la playa después de meses de confinamiento.
Es un respiro, es una relajación, estamos en familia y estamos conviviendo bien, a gusto”, aseguró Heidi García, turista.
Las playas fueron reabiertas pero con restricciones: no se permite mobiliario, uso de vehículos, venta o ingesta de bebidas alcohólicas ni aglomeraciones de personas, el objetivo es dar espacios de distinción a la ciudadanía e ingresos económicos al sector.
HL
#DIARIOLALIBERTAD

Anuncios

Comenta aquí: