La Policía Nacional, a través de la Dirección de Protección y Servicios Especiales (DIPRO) y en trabajo coordinado con la Fiscalía General de la Nación, adelantó esta ofensiva en 6 ciudades principales y 24 departamentos del país. Dentro de los capturados, la mayoría por delitos sexuales, figuran un líder religioso y un instructor deportivo.
Una contundente ofensiva contra los actores criminales que vulneran los derechos y la integridad de los niños, niñas y adolescentes de Colombia, especialmente en materia de delitos sexuales, acaba de efectuar la Policía Nacional en Bogotá, Medellín, Cali, Manizales, Cartagena, Santa Marta y 36 municipios de 24 departamentos del país.
La Dirección de Protección y Servicios Especiales (DIPRO) fue la encargada de liderar la ‘Operación Atenea’, a través de sus grupos de Protección a la Infancia y Adolescencia y las unidades básicas de Investigación Criminal que, en coordinación con la Fiscalía General de la Nación, lograron la materialización de 64 capturas por orden judicial, 9 capturas en flagrancia y 17 aprehensiones de menores de edad, para un total de 90.
Lamentablemente, uno de los detalles que más llama la atención es que 38 de los capturados por delitos sexuales tienen vínculos familiares con las víctimas: en la investigación se identificaron 6 padres de familia, 23 padrastros y 9 hermanos y tíos.
En el marco de esta acción operacional se llevó a cabo una diligencia de allanamiento y registro en Bogotá, que permitió el rescate de una menor de edad en un establecimiento comercial dedicado a la transmisión de contenido sexual a través de la Web. En el lugar se realizó la captura de los administradores por el delito de pornografía infantil.
En Antioquia, así mismo, los uniformados capturaron a 3 hombres que, presuntamente, escogían víctimas entre 10 y 13 años a quienes, mediante actos intimidatorios como la ‘sextorsión’, obligaban a compartir fotografías y videos con contenido sexual a través de aplicaciones de mensajería instantánea. Incluso, los investigadores lograron evidenciar que uno de ellos se alcanzó a desempeñar como instructor deportivo en un municipio antioqueño, hasta antes del inicio de la pandemia del COVID-19.
Otra de las acciones de la DIPRO tuvo lugar en Inírida (Guainía). Allí, un extranjero fue capturado en flagrancia por su presunta responsabilidad en el delito de acto sexual con menor de 14 años. Su víctima, una niña indígena, de apenas 8 años, quien fue rescatada por los policías de la especialidad de Infancia y Adolescencia para su protección y restablecimiento de derechos.
Adicionalmente, en el municipio de Túquerres (Nariño) se efectuó la captura de un líder religioso por su presunta responsabilidad en el delito de acceso carnal abusivo con menor de 14 años. La víctima, una niña de tan solo 8 años.
El trabajo de los uniformados, que hace parte del Plan Choque ‘Construyendo seguridad’, también permitió la desarticulación en Jamundí (Valle) de un Grupo Delincuencial Común Organizado (GDCO) conocido como ‘La Sexta’, cuyos cuatro integrantes fueron capturados por la presunta instrumentalización de menores de edad para la comercialización de estupefacientes y la comisión de homicidios y hurtos. Los adultos capturados durante la ‘Operación Atenea’, buena parte de ellos señalados pedófilos y pederastas, fueron judicializados por delitos como acceso carnal abusivo con menor de 14 años, acceso carnal violento, actos sexuales con menor de 14 años, pornografía infantil, proxenetismo con menor de edad e instrumentalización de menores para la comisión de delitos. Por su parte, las aprehensiones se dieron por homicidio, hurto y tráfico de estupefacientes.
Es importante que los padres de familia propicien espacios y ambientes respetuosos de los derechos humanos, escuchen y establezcan un clima de confianza en sus hogares, para estar atentos a cualquier indicio y poder actuar cuando adviertan alguna situación de vulneración de la integridad y los derechos de los niños, niñas y adolescentes.
HL
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: