Feminismos de las diferencias

 
Por: María Serje Arias
El feminismo de la igualdad y el feminismo de las diferencias son dos corrientes feministas que alimentaron todo un debate acerca del camino que debía adoptar el movimiento, debía reafirmarse y tener autoconsciencia de una cultura propia de las mujeres. La tercera y cuarta ola del feminismo abarca parte del siglo XX hasta la actualidad. Betty Friedan plantea que, los trabajos domésticos niegan a las mujeres, haciéndolas amas de casa y no les permite desarrollarse profesionalmente, basándose en una falsa hipótesis de la biología. Para Friedan la maternidad era un mecanismo de domesticación de la mujer.
Las mujeres tenemos aún mucho que pensar y dar que pensar para salir del lugar del no-reconocimiento, de la no-reciprocidad, por tanto, de la violencia, esta afirmación de Celia Amorós sentó bases para luchar por la no violencia contra las mujeres y salir del anonimato, escribir nuestra propia historia. Tanto para Amorós y Friedan la lucha feminista debe caminar en el pensamiento crítico.  Se debe entender el feminismo desde las mujeres, es decir, hablar de feminismos, de mujeres y sus pluralidades.En 1989, la abogada Kimberlé Crenshaw insertó el término de “INTERSECCIONALIDAD”, que hace referencia a las formas de opresión, dominación y/o discriminación, a las que una persona puede este estar sujeta por sus distintas identidades sociales, es decir, género, religión, etnia, discapacidad, clase, entre otras, haciendo referencia a las mujeres afrodescendientes aún más discriminadas. El género y la raza no son factores independientes, sino que hacen parte de un todo. Judith Butler, habla de la distinción entre sexo y género, manifiesta que el sexo es algo biológico y el género es cultural.
El conjunto de acciones de todas estas mujeres en el mundo transformando sus espacios y entorno, integrando nuevos términos, multiplicidades, posiciones y nuevas voces, es entonces donde surge el Transfeminismo, donde se plantean temas como la diversidad, cuerpo, imagen, género, identidad. Entendiendo que las mujeres Trans, también son mujeres, basándose en que el género es una construcción, esto tiene mucha relación con la frase de Beauvoir: No se nace mujer, se llega a serlo. En la actualidad se plantean temas como: el derecho a interrupción voluntaria del embarazo, la potenciación de las voces de las mujeres en escenarios de poder y/o virtuales, unión de luchas entre sectores oprimidos por el sistema capitalista patriarcal (minorías étnicas y raciales, población LGTBIQ.), últimamente ha surgido una corriente que se denomina Ecofeminismo, que se interesa por las problemáticas ambientales.
Se debe combatir cualquier tipo de explotación hacia los cuerpos de las mujeres, nos encontramos con nuevas formas de violencias, bajo la creencia, que los hombres pueden ser dueños y apropiarse de los cuerpos de las mujeres y a su vez, tener derechos sobre éstos, lo vemos en los debates que hay en temas como: vientres de alquiler y prostitución. De esto habla Alicia Miyares, donde sostiene que, si se plantea, que los vientres de alquiler o prostitución se desarrollan desde la libertad o libertades de las mujeres, no se está mirando profundamente el problema y es, que no se tienen en cuenta los escenarios de opresión en los que se producen, y que son prácticas propias del neoliberalismo.
En Latinoamérica debemos resaltar el papel de las mujeres que, desde sus diversidades, se han unido, un ejemplo claro son las Madres de Plaza de Mayo y el 8M en Argentina, la marea verde, que puso la luz del mundo, el debate por el aborto libre, seguro y gratuito, debate que es actual, entendiendo que son nuestros cuerpos y nadie más debe opinar o incidir sobre ellos. Latinoamérica y el mundo entero entonó el año pasado, una canción que nació en Chile: un violador en tu camino, “la culpa no era mía, ni donde estaba, ni cómo vestía”. Fue viral, las mujeres desde sus lugares de origen se reunieron a realizar el vídeo y luego lo subieron a redes sociales, en Barranquilla se realizó un grupo por WhatsApp muy amplio, se realizaron dos vídeos con un número significativo de mujeres de todas las edades y en todas sus diversidades.Cada ola del feminismo se ha definido por vindicaciones concretas, en esta cuarta ola, las mujeres siguen manifestándose, pese a que algunos pretendan callarnos llamándonos: feminazis, y una serie de insultos que por medio de redes (memes), pretenden deslegitimar el movimiento feminista, midiéndonos a su antojo, colocando su “feministómetro”. Las mujeres ahora más que nunca debemos seguir luchando por nuestros derechos y libertades de nuestros cuerpos, somos dueñas de nosotras, cada una libra su propia batalla, cada una en su tiempo y es, gracias a nuestras antecesoras que hemos logrado avanzar, queda mucho que exigir, mucho que debatir y construir, pero sé que unidas, seremos.
 
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: