Toda existencia humana comienza y termina con una historia. María del Carmen fue una pequeña niña que nació en 1971, hace 49 años, en una familia convulsionada por la violencia y la intolerancia.
Su nacimiento marcó un antes y un después en la tranquilidad de sus padres, quienes se tuvieron que separar, al saber que Alicia llevaba en su vientre el fruto de ese amor. Sin embargo, generaba temor que el padre de Alicia al enterarse amenazara de muerte a Norberto, decidió decirle que se casaran o que huyera de Génova – Quindío.
Norberto un joven inocente de 22 años, al ver que su suegro era un hombre capaz de todo por cólera y egoísmo no dudaría en separarlos, decidió alejarse de su pareja sentimental dejándola sola con su pequeña niña. Para ese entonces Alicia solo tenía 16 años, ya no tenía escapatoria del amor que le profesaba a su querido Norberto, puesto que ya tenía 2 meses de embarazo, fue así como empezó a sentir la soledad y la falta del apoyo paterno.
La violencia que para esa época se enmarcaba como protagonista en nuestro país, sin saber con qué suerte correría, fue el motivo por el cual Norberto resolvió alejarse por completo de la familia y de la vida de su primogénita, no dejo rastro, desapareció por completo de Génova.
Hay que recordar que las tradiciones de familias arraigadas en el campo, se convertían en tendencias machistas, ya que el embarazo a temprana edad y fuera del sacramento del matrimonio era visto como un pecado, deshonrando a la familia y deshonesto ante la sociedad. En ocasiones estas jóvenes ingenuas eran sometidas a abortos inducidos por sus propias madres que, al pasar por agresiones físicas y psicológicas, eran obligadas a tan terrible práctica.
Alicia jamás entablo conversación con María del Carmen sobre quien realmente era su padre, tal vez el propósito de volverse a encontrar con Norberto quedó cancelado y cegado en sus recuerdos, nunca más se volvieron a encontrar, nunca se supo si Alicia guardo la esperanza de volverlo a ver y de presentarle a ese ser que con tanto amor crearon. 36 primaveras habían pasado en la vida de Alicia cuando la sorprendió un dolor muy fuerte, la llevaron al hospital a causa de un derrame cerebral, duro 8 días hospitalizada y falleció.
María del Carmen cuando completo 11 años de edad, inquietada por saber quién era su papá, preguntaba con insistencia a su madre, pero ella jamás le dio una respuesta clara, así pasaron los años y estando en su lecho de muerte, Alicia decidió contarle algunos rasgos físicos, le daba indicios y señales de lo que recordaba de él, se tomó un momento y le exclamo -se llama Norberto Henao y es de Pacora-, esas fueron sus últimas palabras y así fue como inicio la tan anhelada búsqueda.
María del Carmen una mujer resiliente siempre tuvo el interés por conocer a su padre. Con el tiempo decidió intensificar aún más la búsqueda, fue así como en el pasado mes de mayo, estando en tiempo de aislamiento preventivo, ocupó más tiempo en las redes sociales, ingreso al perfil de Facebook con su hija e iniciaron la búsqueda con la zozobra de que no todo puede ser triste, esta pandemia también puede traer felicidad, llevando una grata sorpresa, encontrando el perfil de su Padre.
Efectivamente residía en el municipio de Pacora, al ver su perfil noto que le gusta montar bicicleta, decidió entablar conversación tomando contacto con él por Facebook.
María se enteró que su a padre lo conocen como “el barbado” y que actualmente vive por el sector del hospital de esa localidad, consiguieron tomar contacto vía telefónica, ese instante fue un momento de tensión, de alegría, de sentimientos encontrados al manifestarle que era su hija, a lo cual él respondió muy efusivo y feliz, que siempre tuvo “LA CORAZONADA” de encontrarla, pensando en que habría sido de esta mujer o novia, que por miedo a su suegro y la violencia socio-cultural de ese entonces, mejor decidió dentro de su juventud, de inexperiencia y temor, desaparecer dejado a Alicia abandonada y embarazada.
Después de hablar con Norberto, creció la familia de María del Carmen puesto que tiene 4 hermanos por parte de él y tres por parte de su madre, Norberto ahora sabe que su hija está casada con José Julián y tiene una hija y un nieto, lo que significa que ya es “Bisabuelo”.
La Estación de Policía Pacora a través del intendente Juan Pablo Hurtado Núñez, subcomandante de esa unidad, conoció la historia publicada por María del Carmen en las redes sociales, le llamó la atención puesto que para él y nuestra institución era importante apoyar a este encuentro de padre e hija.
El intendente busco el apoyo del comandante de Estación, junto al Teniente Jean Pierre Palma comenzaron la planeación y organización para hacer realidad tan anhelado deseo del encuentro, tomaron contacto a través de llamada telefónica con María del Carmen, teniendo presente todos los protocoles de bioseguridad, con la atención médica necesaria para asegurarse que este reencuentro este bajo las normas decretadas por el Gobierno Nacional, la cual en primera medida restringe el transporte público y solo se permite el desplazamiento en algunos casos o excepciones.
Bajo las coordinaciones del Comandante de Departamento señor Coronel Luis Alberto Gómez Luna, el apoyo de la Primera Gestora del Municipio de Pacora y el Alcalde Municipal, les llevo aproximadamente un mes para asegurarse de que todas las instancias médicas y de bioseguridad estaban acorde a los protocolos para hacer posible el reencuentro de padre e hija, se organizó una estrategia y un sinnúmero de actividades, solicitud de permisos, apoyo logístico, el enlace con el hospital municipal para gestionar trajes de bioseguridad, permisos para el desplazamiento desde Manizales de María del Carmen, su esposo y su hija, un vehículo que fue proporcionado por la alcaldía con previa desinfección, haciendo uso de los elementos de bioseguridad para llevarlos desde Manizales hasta Pacora, así como también la coordinación del regreso el mismo día.
Para hacer posible que este lazo invisible de amor que los unía desde hace 49 años finalmente se hiciera realidad, justo para este mes de junio en el día del padre fue posible darles el mejor regalo, cumpliendo el sueño de un abrazo, de tomar sus manos por primera vez, un recuerdo que no solo para esta familia sino también para la Policía Nacional dejo como enseñanza que tener Fe hace posible lo anhelado.
Norberto vio llegar hasta su casa, una caravana, integrada por el Grupo de Carabineros, personal de Sijin, personal del modelo de Vigilancia por Cuadrantes, que, al hacer sonar las sirenas de las camionetas, anunciaban la llegada de tan anhelado reencuentro con su hija María del Carmen junto con familia, finalmente lograron cumplir su sueño, conocer a Norberto Henao su Padre.
Norberto y María del Carmen están muy agradecidos con la Policía Nacional, con el Alcalde Municipal y todos los participantes que hicieron posible este sueño.
HL
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: