Debido a la emergencia sanitaria provocada por el Covid-19 y pensado en más de 540.000 personas con discapacidad auditiva, el senador Mauricio Gómez presentó en el Congreso de la Republica, el proyecto de ley, de urgente consideración, por medio del cual se establece el uso obligatorio de tapabocas inclusivos y la disponibilidad de estos en el territorio colombiano, teniendo en cuenta la barrera que generan los tapabocas convencionales en términos de comunicación.
La propuesta respalda a una amplia sociedad de niños, adolescentes y jóvenes que tienen alguna ayuda auditiva, así como a las personas que han adquirido la pérdida de la audición a una edad avanzada. En general, es una población que se comunica a través del español con el complemento importante de la lectura de labios y la lengua de señas.
Recientemente, la madre de familia residente en la ciudad de Cali, Nanny Garzón Montoya, le escribió al congresista liberal manifestándole su inquietud sobre problemas sociales e inconvenientes que surgen en medio de la pandemia y el desarrollo de las actividades que su hija María José, de 7 años, puede presentar al recibir sus clases, ya sea de manera presencial o virtual; para ver televisión, comunicarse con una persona, asistir a una cita médica, entre otras cotidianidades. La pequeña nació con un diagnóstico de hipoacusia neurosensorial bilateral y, actualmente, asiste a rehabilitación auditivo verbal en el Instituto para Niños Sordos y Ciegos en la capital del Valle del Cauca. La expectativa que tiene con la iniciativa legislativa es que la comunidad con este tipo de dificultad pueda comunicarse bajo las medidas adoptadas por el Gobierno para evitar la propagación del virus.
“Este es un proyecto de alto impacto social, es pensar en un tapabocas sin barrera para facilitarle a las personas la lectura labial, necesaria para su comunicación exitosa con los demás, aparte del lenguaje de señas colombiana. Vamos a apostarle fuertemente, con el Partido Liberal, a este proyecto de ley en el Congreso de la República, para que aquellos que laboren en espacios públicos y que pueden atender a esta comunidad, cuenten con la posibilidad de usar un tapaboca inclusivo en el momento que se requiera”, afirmó el senador Mauricio Gómez sobre esta nueva realidad que limita el nivel de comunicación de este grupo de la población.
La iniciativa que expuso el legislador en el Senado, busca que sea obligatoria la disposición de tapabocas inclusivos y que cuenten con un visor transparente para la adecuada lectura de labios e interacción de personas con discapacidad auditiva. Esta aplicaría en las instituciones educativas oficiales y privadas; instituciones prestadoras de servicios de salud; de servicios públicos domiciliarios; del sector financiero y en general, a todas las entidades de carácter oficial, privadas y mixtas, de manera que en dado caso una persona con discapacidad auditiva requiera comunicarse con el personal de servicio al cliente, este pueda hacer uso del tapabocas.
“Las entidades deberán fijar en un lugar visible al público un aviso en el que se informe la disponibilidad de tapabocas inclusivos. En esta medida, no podrán quedar por fuera los programas y noticieros televisivos durante el tiempo que dure la pandemia, con el fin de garantizarles el acceso a la información. Espero que este proyecto sea una realidad pronto”, agregó Gómez Amín.
HL
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: