Este fin de semana se conoció un nuevo caso de abuso sexual contra una menor indígena en el Guaviare, que ocurrió en septiembre de 2019 pero no había trascendido a los medios de comunicación sino hasta ahora cuando se hizo pública la violación de una niña de 12 años a manos de siete militares en Risaralda.

En este caso, también están involucrados miembros del Ejército, del Batallón de Infantería N. 19, que habrían abusado de la menor indígena de 15 años.

El defensor del Pueblo, Carlos Alfonso Negret, confirmó que tenían conocimiento del aberrante hecho desde septiembre cuando ocurrió y le pidió una explicación al Ejército en ese entonces.

“Desde septiembre que tuvimos la noticia arrancamos un seguimiento. El Ejército nos contestó en enero de 2020, donde nos informó que inició una investigación a ocho miembros de ese batallón”, indicó.

Se trata de un cabo, un sargento y seis soldados, informó el Defensor.

“Es un hecho que debemos condenar por eso desde septiembre le pedimos a la Policía de Guaviare que investigara (…) es un reprocho total sobre esta falta de humanidad sobre las comunidades indígenas y sobre los niños”, agregó.

Dijo que la Defensoría como representante judicial de la víctima ha estado al frente del caso y desde el momento en que se conoció la denuncia dieron la atención requerida a la menor.

Sobre si cree que estos hechos reprochables son sistemáticos en el Ejército, el Defensor subrayó que no es así pero que sí han hecho un llamado para que se analice qué está pasando al interior de los batallones. “Algo no está funcionando frente a la estrategia sobre formación de derechos humanos porque la situación no ha sido clara por lo que estamos viendo”, puntualizó.

Este caso de abuso sexual, dado a conocer por Ariel Avila, de la Corporación Nuevo Arco Iris, se suma al caso de la pequeña en Risaralda, por el cual aceptaron cargos siete militares a quienes un juez les ordenó medida de aseguramiento.

#DIARIOLALIBERTAD

dawad

Comentarios