Por: Johan Parra

¡Señores! Hablar de la problemática actual y de todo lo que estamos viviendo, no es fácil, porque veo a muchos queriendo  buscar un culpable de todo lo malo que está sucediendo y de un sinnúmero de situaciones inexplicables, pero lastimosamente no nos hemos dado cuenta que los directamente culpables de esta penosa situación somos nosotros, unos muy  conscientes y otros inconscientes de lo que está aconteciendo; infortunadamente el daño lo hemos venido haciendo desde la parte gubernamental, todo por el afán de obtener y permanecer en el poder, desde el más humilde que nunca se mentalizó en superarse y salir delante de la forma correcta y aquel que todo lo tuvo y se aprovechó de situaciones para escalar posiciones, creando un tipo de ser humano insaciable, encargado de devorar todo a su paso sin importarle nadie, olvidando todo aquello para lo cual fué creado por Dios; olvidando hacer el bien, sin brindar apoyo al prójimo y al menesteroso; olvidando ser feliz y hacer a otros felices, siendo implacables y sin nobleza alguna. Dios no se equivocó en crearnos y colocarnos en este hermoso planeta, pero nosotros como humanidad si nos equivocamos al escoger el camino más corto, fácil y demasiado peligroso; no midiendo el daño que causaríamos a nuestro prójimo, al planeta en el que Dios nos colocó y a nosotros mismos; Dios a través de la tierra nos está haciendo recapacitar, instándonos a que seamos mejores, a que miremos todo como debe ser, a que tengamos un corazón noble, ayudador, amoroso y dejemos atrás la sed de poder sin importar cual sea el precio para obtenerlo; aprendamos la gran  lección que nos ha dejado este devastador virus llamado Covid-19, sino aprendemos lastimosamente seremos destruidos, el llamado de Dios es a cambiar o cambiar.

¡SOMOS LA CREACIÓN PERFECTA DE DIOS EN UN MUNDO PERFECTO PARA SER FELICES!

 

#DIARIOLALIBERTAD

 

 

Comentarios