Un nuevo orden mundial… la nueva normalidad, un control unificado y centralizado del mundo, son los términos que en este momento se manejan y publicitan de manera directa o indirecta por las redes sociales y por discursos de presidentes de algunas naciones y nos preguntamos qué hay detrás de todo esto encontrándonos con una serie de hechos que permiten inferir “la existencia de un movimiento que propende por un cambio global de tendencia unificada de control”, entre los hechos mencionados y de notoriedad abrumadora mencionare “solo por el momento”: El sistema de criptocurrencia con datos de actividad corporal W02020060606, esta patente solicitada por Microsoft en fecha 20 de junio del 2019 con la justificación de que será para utilizarla en el manejo de una criptomoneda “deja un manto perverso de mucha duda”, cuando se manifiesta que en la misma se usan datos biométricos y se dice “la respuesta del cuerpo humano a una tarea determinada puede usarse para el proceso de minado de criptomonedas. El servidor comunicaría la tarea al dispositivo al que está conectado”. La patente propone mediante un dispositivo -que estará depositado o incorporado en el cuerpo del individuo- medir la actividad física humana y utilizar los datos resultantes para producir un nuevo tipo de criptomoneda, se describe el hecho así: Un sensor acoplado o integrado al dispositivo de usuario podría sentir la actividad física del usuario. Los datos de actividad física podrían generarse basados en la actividad sensorial del cuerpo. El sistema de criptomonedas acoplado al dispositivo del usuario podría verificar si la actividad física cumple una o más condiciones establecidas por el sistema de criptomonedas y recompensar -dependiendo de cómo se comporte el usuario tendrá premios o castigos- con criptomonedas al usuario cuya actividad física ha sido verificada”, indica el resumen de la patente.
Es decir, la patente propone monitorear la actividad física del usuario y emplear los datos resultantes para generar un nuevo tipo de criptomoneda; de manera clara se nos dice “un sensor acoplado o integrado al dispositivo del usuario podría sentir la actividad física del usuario”; respetados señores lectores esta decisión es posible solo con la implantación de un “sensor integrado manobox o un nanorrobots” dentro de nuestro cuerpo, el cual lo censará y aceptara ordenes emitidas de manera remora, es en otras palabras un agente externo introducido en nuestro cuerpo “al servicio de un orden nuevo centralizado”, en otras palabras una violación al principio de la autonomía de la voluntad y una violación fragante al conocimiento y a la manipulación de nuestro cuerpo “sin saber a ciencia cierta los propósitos por los cuales se desea tener esta información”; hago claridad que la información será “portable” o sea que estará en nuestro cuerpo físico.… hecho a mi pensar, no grave, sino gravísimo habida cuenta que en el ámbito colombiano viola los artículos 1, 5, 12, 15 y 17 de la Constitución Colombiana –los cuales por economía de espacio no trascribo-. Llama mucho la atención que esta patente tiene inmerso el número 666, numero este “según estudiosos de la biblia, llamado el de la bestia o el del anticristo”, ¿para que?, ¿cómo se utilizará?, ¿Cuál es el propósito final? ¿cuál es el plan macro con la humanidad? Son preguntas e interrogantes por despejar o resolver.
Nadie estará protegido hasta que todos estén protegidos, es la frase que se viene manejando por los impulsores de la masificación de la “supuesta llegada de la famosa y esperada vacuna” asociada con el W02020060606, con lo que se pretendería identificar a cada una de las personas del planeta, el proyecto contempla tener toda la información recopilada en un macro computador el cual contendrá –de hecho ya hay Big Datas privadas con muchos datos de personas– todo nuestros datos personales y los registros biométricos, la información es un recurso de poder y teniéndola toda nos manejaran a su antojo.

Soporte de apoyo parcial: https://youtu.be/BgIg3P1o3sg

* Abogado.
[email protected]

Comentarios