Debido a las restricciones y condiciones actuales en el canal de acceso al puerto de Barranquilla, la Dirección General Marítima de manera directa, con personal y equipos tecnológicos, atiende y acompaña a los buques que ingresan y salen de la zona portuaria.

La finalidad es contribuir en la seguridad de las operaciones marítimas para el normal desarrollo del comercio internacional y nacional que abastece al país frente a sus diferentes necesidades, aplicando los protocolos de bioseguridad establecidos bajo la emergencia sanitaria para el desarrollo de las actividades marítimas y fluviales.

A bordo de su unidad a flote el ARC “Isla Arena”, que cuenta con equipos para levantamientos batimétricos, y en una de las lachas del Centro de Investigaciones Oceanográficas e Hidrográficas del Caribe (CIOH) se apoya la labor de los pilotos prácticos, todo mediante la coordinación de la Estación de Control Tráfico y Vigilancia Marítima (ECTVM) de la Capitanía de Puerto; acciones que se mantendrán hasta que las condiciones mejoren.

Este acompañamiento permite analizar el comportamiento de cada una de las embarcaciones que efectúan operaciones en el Puerto, mediante el monitoreo de variables como las condiciones meteomarinas, los resultados de las batimetrías y los aportes sedimentológicos, entre otros aspectos; que influyen en la seguridad marítima durante esta época húmeda y de lluvias al interior del país.

Dimar trabaja con el gremio marítimo y portuario, y las Autoridades competentes, con el fin de mantener los mejores indicadores de seguridad y desarrollo marítimo en la Jurisdicción.

HL

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios