Luego de que la Procuraduría lo solicitara la Corporación Autónoma Regional de La Guajira decidió suspender la construcción de un proyecto turístico en jurisdicción del municipio de Dibulla, que al parecer afectaría recursos naturales y zonas cercanas a sitios sagrados del resguardo Kogui –Malayo – Arhuaco.

El ente de control denunció que las obras no contaban con los permisos ambientales requeridos, ni se habría adelantado la consulta previa con las comunidades indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta, ya que parte del proyecto se encuentra cerca de la denominada Linea Negra, área protegida que prioriza la biodiversidad y garantiza el libre acceso de las comunidades indígenas que habitan esa zona.

La corporación en su decisión señaló que los responsables de la construcción dragaron una parte de la desembocadura del río Ancho, sin contar con los permisos de ocupación del cauce, lo que ocasionó un daño severo sobre la vegetación y especies del área.

Ante la evidencia de una presunta infracción ambiental, Corpoguajira suspendió la construcción del complejo turístico como medida preventiva y abrió una investigación administrativa ambiental en contra de los propietarios del proyecto.

El ente de control puso el hecho en conocimiento de la Fiscalía General de la Nación, al considerar que pudo cometerse una presunta invasión de áreas de especial importancia ecológica, lo que constituiría un delito contemplado en la legislación penal.

#DIARIOLALIBERTAD

Y.A.

 

Comentarios