La labor que hacen a diario nuestros campesinos es, sin duda, de las más importantes para la economía del país. La situación por la que el mundo está pasando así lo demuestra. Pero lamentablemente hemos visto, que el esfuerzo de miles de colombianos que viven en las zonas rurales ha sido en vano, pues no se han tomado medidas eficientes ni oportunas que mitiguen el impacto que estas comunidades reciben, por los embates de la pandemia y la ausencia estatal que golpea desde décadas los territorios donde habitan y aran la tierra.

El campesino carga en sus hombros la responsabilidad de alimentar a todo un país. A pesar de la cuarentena y del riesgo de contagio, siguen sembrando y cosechando, a pesar de tener que vender sus productos a un ínfimo costo, producto de la excesiva intermediación y las frágiles políticas sociales y económicas que el Estado ejecuta sin tener en cuenta la realidad de estos más de 14 millones de colombianos.

Un homenaje para nuestros compatriotas, hoy, en el día del campesino, sería cambiar estas cifras tomadas del Tercer Censo Nacional Agropecuario, el último censo de la Colombia Rural en el país.

· El 89% de acuerdo a cifras del CNA, no accede a créditos.

· El 23,5 % de los hogares campesinos se encuentran en condición de analfabetismo.

· El 52% no tienen el título de sus fincas.

· El 23% de los jóvenes rurales no estudian y no trabajan.

· El 16,4% de las viviendas no cuentan con servicios públicos.

· El 90% no recibe asistencia técnica

Estos datos son una realidad y deben ser el aliciente para promover de manera conjunta, con articulación Interinstitucional, la base de un nuevo ordenamiento territorial, que promueva y dirija la tenencia de la tierra para el campesino.

Hoy, en su día, hago un llamado, para que Colombia los reconozca como sujetos de especial protección, como pieza fundamental del desarrollo económico y social, pues este es el verdadero homenaje que les debemos brindar.

HL

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios