Las operaciones de erradicación de cultivos ilícitos deben garantizar los derechos humanos, prevenir las confrontaciones y asegurar condiciones de vida digna para la población campesina.

HL

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios